¿África o la muerte? Prigozhin no se quedará en Bielorrusia

Un tanque de Wagner con flores en Rostov-on-Don, a altas horas de la noche del 24 de junio. Foto: Wikipedia
El dictador bielorruso no protegerá al rebelde Yevgeny Prigozhin de la venganza del inquilino del Kremlin, y por eso quizás el único lugar donde pueda estar más o menos seguro sea uno de los países africanos en los que el Grupo Wagner mantiene buenas relaciones. Así lo expone un reportaje de Radio Free Europe/Radio Liberty publicado el pasado 28 de junio, el cual Underground Periodismo Internacional reproduce en español con la correspondiente autorización de ese medio.

Por Todd Prince

Yevgeny Prigozhin, de 62 años, antiguo delincuente de poca monta convertido en restaurador y multimillonario señor de la guerra, ha afrontado muchas misiones difíciles a lo largo de los años como manipulador del Kremlin: desde apuntalar a gobernantes africanos cleptocráticos y autoritarios hasta saquear la ciudad ucraniana de Bajmut.

Ahora, tras un motín abortado que puso en jaque al ejército ruso y provocó una grave crisis política al Presidente Vladimir Putin, Prigozhin se encuentra en el precipicio de su misión más desalentadora hasta la fecha:

Mantenerse con vida. O no ir a la cárcel. O ambas cosas.

Cuatro días después de que sus tropas de Wagner corrieran hacia Moscú, y luego se retiraran tras un acuerdo negociado en parte por el hombre fuerte bielorruso Alyaksandr Lukashenko, el paradero de Prigozhin seguía sin estar claro.

Prigozhin se encontraba en Bielorrusia, según declaró Lukashenko el 27 de junio, aunque no había ninguna confirmación independiente al respecto.

Si yo fuera Prigozhin, miraría constantemente por encima del hombro”.

Putin ha declarado públicamente que lo único que no puede perdonar es la traición. A lo largo de los años, lo ha corroborado con la violencia, a veces letal, ejercida contra aquellos que considera que se han vuelto contra él o contra la nación.

En la mañana del 24 de junio, después de que las fuerzas de Prigozhin tomaran el cuartel general del distrito militar sur de Rusia en en Rostov-on-Don, Putin denunció a su antiguo aliado como un “traidor” y transmitió una severa advertencia sobre las consecuencias inminentes.

“Por regla general, Putin no deja que los traidores escapen a la ligera. Así que imagino que los días de Prigozhin están contados”, dijo Thomas Graham, que trabajó como director para Rusia en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca a mediados de la década de 2000.

“Si yo fuera Prigozhin, miraría constantemente por encima del hombro”, declaró a RFE/RL. “Bielorrusia no sería el lugar más seguro para estar”.

Bajo el liderazgo de Putin, los servicios especiales rusos han llevado a cabo intentos de asesinato contra “traidores” en suelo extranjero, incluidas naciones occidentales.

Aleksandr Litvinenko, ex agente del Servicio Federal de Seguridad que murió en Londres tras exponerse a un isótopo altamente radiactivo, y Serguéi Skripal, ex agente doble de la inteligencia militar rusa que estuvo a punto de morir en el Reino Unido por un agente nervioso de la era soviética, son dos de los ejemplos más conocidos.

Bielorrusia, aliada de Rusia, sería aún más fácil de infiltrar para los agentes rusos.

Pero las intenciones del Kremlin o de las agencias de inteligencia rusas -donde se cree que Prigozhin tiene aliados y partidarios- siguen sin estar claras.

El Servicio Federal de Seguridad, conocido como FSB, declaró el 27 de junio que retiraba los cargos penales por “motín armado” contra Prigozhin y los miembros de Wagner.


“Si yo fuera Prigozhin, miraría constantemente por encima del hombro”

Dada la dura retórica de Putin y su histórica condena de los traidores, algunos expertos dijeron que parecía un signo de debilidad.

Los aliados y partidarios de Putin, sin embargo, han dicho que aplastar la rebelión de Wagner habría sido mucho peor para Rusia y para el presidente, cuyo apoyo público -fundado en el mantenimiento de la estabilidad y la prosperidad- ha empezado a decaer en medio de la frustrada invasión de Ucrania.

Por su parte, Prigozhin no ha sido visto desde la noche del 24 de junio, cuando sus partidarios se hicieron selfies y posaron junto a su todoterreno mientras abandonaba la ciudad de Rostov on Don.

Yevgeny Prigozhin aparece en un vídeo en el que se dirige a los altos mandos del ejército ruso delante de los cadáveres que presentó como combatientes Wagner caídos en un lugar no revelado de Ucrania a principios de mayo.

El 26 de junio publicó un mensaje de audio en su canal de Telegram en el que afirmaba que Lukashenko le había tendido la mano “para encontrar soluciones que permitan al grupo Wagner continuar su trabajo de forma legal”. No facilitó su paradero.

Lukashenko, hablando un día después ante oficiales militares bielorrusos en Minsk, dijo que Prigozhin había llegado al país.

Ese mismo día, un avión de negocios privado utilizado anteriormente por Prigozhin aterrizó en una base aérea militar a las afueras de la capital bielorrusa, Minsk. RFE/RL no pudo confirmar si el líder mercenario iba en él.

“Lo último que quiere hacer (Prigozhin) es ir a Bielorrusia y ceder el control de Wagner”, dijo Dmitri Alperovitch, experto en Rusia y presidente de Silverado Policy Accelerator, un think tank con sede en Washington, en un podcast del 26 de junio. “No estoy seguro de que vaya a ser así”.


¿Avanzar y avanzar?

Aunque se confirme la presencia de Prigozhin en Bielorrusia, la cuestión más importante es si se quedará allí o se trasladará a otro país, por ejemplo, a uno de los varios países africanos donde sus empresas y sus soldados llevan años operando.

Olga Romanova, comentarista política rusa y antigua periodista, dudaba de que Prigozhin permaneciera en Bielorrusia por motivos de seguridad.

“Creo que (abandonará Bielorrusia) muy discretamente y aparecerá de repente en algún lugar de África, si es que aparece”, declaró a Current Time, la cadena en lengua rusa gestionada por RFE/RL en cooperación con VOA. “No creo que Prigozhin tenga una larga vida. Definitivamente no sobrevivirá hasta finales de año”.

Cómo llegaría a África es otra cuestión.

Estados Unidos ha sancionado al grupo mercenario, así como a una serie de empresas y personas afiliadas, por “inmiscuirse y desestabilizar países en África, cometer abusos generalizados contra los derechos humanos y apropiarse de recursos naturales”.

El propio Prigozhin fue acusado por Estados Unidos en 2018 por presunta injerencia en las elecciones presidenciales estadounidenses de dos años antes.

Eso supondría un reto para él volar a África, incluso en su jet privado.

El ascenso de Prigozhin ha sido meteórico: pasó de ser un vendedor de perritos calientes en San Petersburgo a un poderoso multimillonario que abastecía los fastuosos eventos de Putin, y luego dirigió una fuerza mercenaria sancionada por el Estado activa en África y Oriente Medio.

El empresario se centró en Ucrania el año pasado, cuando la invasión rusa se tambaleaba, en parte debido a la escasez de mano de obra. Reforzó los efectivos de Wagner con convictos de las prisiones rusas y los lanzó al asalto de Bajmut, capturando ampliamente la ciudad en mayo, la primera gran victoria rusa en 10 meses.

Animado por la pírrica victoria en Bajmut, que según él costó la vida a unos 20.000 combatientes de Wagner, Prigozhin arremetió contra la cúpula militar rusa, acusándola de gestionar mal el esfuerzo bélico y de retener suministros a Wagner.

Putin, posiblemente temiendo la autonomía de Prigozhin y su creciente popularidad, acordó poner a las fuerzas de Wagner bajo el control directo del Ministerio de Defensa antes del 1 de julio. Muchos expertos dicen que ese fue un factor importante en el desencadenamiento del motín.

Prigozhin consideró el decreto como una “amenaza existencial” para su imperio empresarial, según declaró Catrina Doxsee, experta del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, durante un podcast el 26 de junio.

El futuro del Grupo Wagner no está claro.

El Ministerio de Defensa dijo que los combatientes del grupo entregarían su equipo militar al ejército. Putin también se quejó públicamente de que Wagner había recibido 80.000 millones de rublos, o alrededor de 1.000 millones de dólares, durante el año pasado en concepto de financiación estatal, una señal de que las finanzas de Wagner podrían estar siendo investigadas por las autoridades.

Algunos hombres que han luchado para Wagner dijeron que nunca aceptarían servir bajo el mando regular del Ministerio de Defensa.


Conexión con Bielorrusia

Aunque Lukashenko afirmó que había intervenido para resolver el motín, los expertos afirman que podría haber sido simplemente un mensajero para evitar a Putin la vergüenza de negociar con un rebelde.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, pareció respaldar la afirmación de Lukashenko, afirmando que el líder bielorruso y Prigozhin se conocían desde hacía 20 años.

Aunque en 2020 Lukashenko detuvo y deportó a más de 30 miembros de Wagner a los que acusó de tratar de fomentar disturbios, es posible que esta vez quiera mantenerlos cerca para sus propias necesidades, según los expertos.

Los combatientes de Wagner, que pueden llegar a ser 25.000, están considerados como algunos de los más experimentados del ejército ruso.

“Si sus comandantes acuden a nosotros y nos ayudan (y) nos dicen lo que es importante en este momento… eso no tiene precio”, declaró Lukashenko el 27 de junio.

Bielorrusia no tiene por qué temer la repentina presencia de los Wagner en el país, dijo, porque su gobierno “los vigilará de cerca”.

Lukashenko “puede estar jugando su propio juego” con este acuerdo, dijo Mark Katz, especialista en Rusia de la Universidad George Mason, cerca de Washington, D.C.

“Tener a Prigozhin en Bielorrusia es un cierto grado de influencia”, dijo a RFE/RL. Lukashenko “no es una marioneta de Putin”.

Katz dijo que el acuerdo se fraguó tan rápidamente, y que Lukashenko, Putin y Prigozhin desconfían tanto unos de otros, que podría deshacerse. También es muy posible que Prigozhin sea asesinado dentro de unos meses.

“La posibilidad de que estos tipos se vuelvan unos contra otros es bastante alta”, dijo Katz. “Aquí hay una mezcla de codicia y miedo por parte de todos los actores principales. Ninguno de ellos puede confiar en los demás”.


El discurso de Putin

No está claro si las fuerzas de Wagner seguirán a Prigozhin a Bielorrusia en caso de que el líder mercenario decida quedarse allí. Prigozhin afirmó que sólo alrededor del 2 por ciento de sus combatientes estaban dispuestos a firmar un contrato con el Ministerio de Defensa.

En declaraciones a la televisión estatal el 26 de junio, Putin insistió en que los hombres de Wagner abandonaran a Prigozhin y se unirían a las fuerzas armadas rusas, que siguen teniendo problemas de mano de obra en Ucrania.

Hay informes de que el régimen de Lukashenko ha empezado a construir un campamento para hasta 8.000 combatientes wagnerianos en Osipovichi, en el centro del país.

“Me resulta difícil imaginar que Putin vaya a permitir que Prigozhin se instale en Bielorrusia con sus combatientes”, dijo Graham. “¿Por qué Prigozhin no puede hacer desde Bielorrusia lo que hizo desde el este de Ucrania?”.

Lukashenko “no puede protegerle”, dijo.


➔Leer el artículo original con el título Africa Or Death? Prigozhin Unlikely To Remain In Belarus For Long.

Copyright (c)2023 RFE/RL, Inc. Used with the permission of Radio Free Europe/Radio Liberty, 1201 Connecticut Ave NW, Ste 400, Washington DC 20036.

Views: 0
Otras historias