Al menos 75.000 soldados rusos muertos en Ucrania

Reclutas rusos movilizados en Sebastopol en 2022. Foto: Consejo de ministros de Crimea/Creative Commons.

Dos años después del inicio de la invasión de Rusia a Ucrania, el costo en vidas humanas es terrible. El gobierno de Kiev reveló el pasado 25 de febrero que durante este tiempo han muerto 31.000 combatientes suyos. Del lado ruso no hay una cifra oficial. Es por ello que los medios independientes rusos Meduza y Mediazona -que El Kremlin declaró “agentes extranjeros” en 2023 y 2022, respectivamente- han colaborado para llevar un conteo lo más fiable posible. Ese ejercicio arroja que cada 24 horas mueren en promedio 120 soldados enviados por Vladimir Putin al frente de batalla. Underground Periodismo Internacional reproduce en español ese reciente balance de bajas rusas en la versión que publicó Meduza el 24 de febrero último.


A lo largo de dos años de invasión, la pérdida de tropas ha sido uno de los grandes temas tabú en Rusia. Discutir cuántos hombres ha enviado Moscú a morir en Ucrania está prohibido incluso entre los partidarios más acérrimos de la guerra. Por ejemplo, en febrero de 2024, tras el acoso de los propagandistas del círculo del experto Vladimir Solovyov, el “corresponsal de guerra” Andrey Morozov aparentemente se suicidó tras ser presionado para que borrara una entrada de su blog sobre las pérdidas irrecuperables de Rusia en la toma de Avdiivka. En este ambiente asfixiante, es particularmente vital informar a los rusos sobre el terrible precio que están pagando como país por la agresión llevada a cabo en su nombre.

En el verano de 2023, en colaboración con colegas de Mediazona y el investigador sobre exceso de mortalidad Dmitry Kobak, Meduza utilizó el método más fiable disponible para calcular cuántos soldados rusos habían muerto en Ucrania hasta ese momento de la guerra. Basando nuestros cálculos en los datos del Registro de Casos de Herencia de Rusia, los registros del Servicio Federal de Estadísticas Estatales y la lista de soldados muertos confirmados recopilada por voluntarios y periodistas de Mediazona y la BBC rusa, estimamos en aquel momento que 47.000 soldados rusos habían muerto en Ucrania.

Meduza actualiza ahora esa investigación al cumplirse dos años de la invasión a gran escala, basándose en datos que abarcan el periodo comprendido entre el 24 de febrero de 2022 y finales de 2023. Utilizando esta información y nuestra metodología anterior, estimamos que aproximadamente 75.000 combatientes rusos han muerto en Ucrania, y el ritmo de pérdidas de Rusia no está disminuyendo.

Establecer un intervalo

La comparación y el análisis de las listas de nombres de soldados rusos muertos con los datos recuperados del Registro de Casos de Herencias de Rusia permiten a Meduza estimar que el número total de combatientes rusos muertos entre el inicio de la invasión a gran escala en febrero de 2022 y finales de 2023 es de 75.000 hombres. No se trata de una cifra exacta, sino de una estimación estadística: el valor más probable dentro de un rango ciertamente amplio, entre 66.000 y 88.000.

Nuestro método no nos permite “ver” las pérdidas de Rusia en meses más recientes, pero el número total de pérdidas a lo largo de los dos años de guerra sería de unos 83.000 soldados si el ritmo en el cuarto trimestre de 2023 (aproximadamente 3.900 hombres al mes) se mantuviera constante en enero y febrero de 2024.

Morir por Bajmut

Aunque las líneas del frente de Ucrania se congelaron en 2023, el ritmo de pérdidas se aceleró significativamente. Si en 2022 murieron unos 24.000 soldados rusos, en 2023 murieron casi el doble. Las mayores pérdidas se produjeron durante la batalla de Bajmut, entre enero y marzo de 2023. Según nuestros datos, hasta 2.000 hombres morían cada semana durante este periodo, y la mayoría de estos soldados eran antiguos presos reclutados fuera de las cárceles.

Morir por Avdiivka

Tras la captura de Bajmut, el índice de pérdidas disminuyó un poco, pero se mantuvo en un nivel alto que superaba incluso las pérdidas de Rusia en los primeros días de la invasión a gran escala, cuando las tropas sufrieron una derrota devastadora al intentar avanzar sobre Kiev. Más recientemente, a partir de octubre y noviembre de 2023, la tasa de pérdidas de Rusia ha empezado a acelerarse de nuevo, probablemente debido a la ofensiva sobre Avdiivka, una operación que podría convertirse en un “segundo Bajmut” (aunque aún no ha pasado suficiente tiempo para evaluar con precisión las pérdidas de Rusia en este caso).

La cabalgata de las valquirias

La demografía de los soldados rusos que mueren en Ucrania ha cambiado drásticamente varias veces durante la guerra. Al principio, la inmensa mayoría de las tropas en el frente eran militares profesionales. Sin embargo, a finales de año, durante la estación fría, estos hombres estaban prácticamente agotados y fueron sustituidos por antiguos prisioneros, soldados movilizados y mercenarios del Grupo Wagner.

En el verano de 2023, los combatientes de Wagner desaparecieron repentinamente de las bajas rusas, al tiempo que se disparaban las muertes entre los soldados alistados. Este cambio refleja claramente que los antiguos mercenarios de Wagner cayeron bajo el control directo del Ministerio de Defensa ruso.

El problema de los ex convictos

Los ex prisioneros constituyen una parte clave de las pérdidas de las tropas rusas. En total, estimamos que entre 20.000 y 75.000 de estos combatientes han muerto en el campo de batalla en Ucrania. Los antiguos reclusos se diferencian de otros grupos de las Fuerzas Armadas rusas en que es mucho menos frecuente que dejen alguna herencia, lo que significa que aparecen más raramente en el Registro de Casos de Herencias de Rusia. Esto no supone un problema para la metodología de Meduza, ya que tenemos en cuenta tales diferencias entre grupos.

El mayor reto es contabilizar el número de prisioneros entre el aproximadamente 20 por ciento de combatientes rusos muertos de los que carecemos de suficiente información de fondo para saber de qué grupo procedían. En nuestros cálculos asumimos una distribución proporcional de los grupos entre estos casos, pero este enfoque puede no reflejar la realidad. No obstante, incluso si excluyéramos a estos soldados muertos de origen desconocido (el 20 por ciento de las pérdidas totales de Rusia), el “extremo inferior” de nuestras estimaciones seguiría siendo la inimaginable cifra de 60.000 hombres muertos.

El destino de los reclutas

El tercer grupo más numeroso de soldados muertos (después de los soldados contratados y los antiguos prisioneros) es el de los hombres movilizados, que suponen aproximadamente 16.000 del total de 75.000 pérdidas de Rusia. Las pérdidas entre los reclutas se han mantenido estables desde octubre de 2022, con una media de unos 250 mobiki* muertos en combate cada semana.

Los heridos desaparecidos

Basamos nuestros cálculos en datos fiables, pero estas estimaciones se refieren únicamente a los soldados rusos muertos. Las pérdidas irrecuperables en la guerra tradicionalmente incluyen también a los combatientes gravemente heridos o desaparecidos en combate, pero nuestra metodología no permite conocer las tendencias de estos soldados (dado que no se reflejan en los registros de herencias). En nuestro estudio anterior, Meduza analizó los retos inherentes al recuento de soldados heridos y desaparecidos.

Desde entonces, no ha aparecido ninguna información nueva que nos permita afinar nuestras estimaciones. Sólo podemos decir que la proporción entre soldados heridos y muertos varía según la guerra y depende (entre otras cosas) de los tipos de heridas. Una hipótesis muy conservadora de 1,7-2 heridos por cada soldado muerto significaría que Rusia ha sufrido 130.000 combatientes heridos, lo que elevaría el recuento total de bajas a más de 200.000 hombres.

No tan desaparecidos después de todo

En cuanto a los soldados desaparecidos en combate, lo que sabemos de casos concretos indica que un número significativo de estos hombres ya están incluidos en las evaluaciones de pérdidas de Rusia. A pesar de que el año pasado se simplificó el procedimiento para declarar fallecido a un desaparecido, no observamos un repunte de este tipo de casos judiciales, lo que sugiere que no es probable que haya un gran número de soldados desaparecidos que no aparezcan en nuestros cálculos.

Una fábrica de muertes constante

En general, la dinámica de las bajas en el campo de batalla en 2023 indica que las autoridades rusas han establecido una cadena de suministro estable de hombres rusos al frente de Ucrania. En batalla, en los últimos seis meses, estos soldados han muerto a un ritmo de 120 hombres al día.

*Así se llama en Rusia a los nuevos reclutas movilizados.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.
Views: 75
Otras historias