Atentado en Rusia: “No debemos caer en la lógica del ojo por ojo”

Las imágenes en las que agentes de seguridad rusos muestran ellos mismos cómo torturan brutalmente a los presuntos autores del atentado terrorista de Crocus, en Moscú, el pasado 22 de marzo, tienen pasmados a los defensores de derechos humanos del país: temen que esa vieja práctica ilegal de obtención de confesiones y culpables no sólo se salga de control, sino que se normalice entre una población sedienta de castigo. El medio ruso independiente Mediazona entrevistó para hablar sobre el tema a Sergey Babinets, el director de Crew Against Torture, una organización sin ánimos de lucro que investiga casos de tortura en Rusia desde el año 2000. Underground Periodismo Internacional lo reproduce en español con la debida autorización.

Por Pavel Basilyev


Ayer (24 de marzo), en Moscú, el tribunal del distrito de Basmanny detuvo a cuatro hombres acusados del horrible atentado terrorista contra la sala de conciertos Crocus City Hall. Fotos y videos de la sala del tribunal muestran claramente que habían sido maltratados y sometidos a tortura: uno tenía los restos de una bolsa de plástico alrededor del cuello, otro tenía una venda sobre la oreja cercenada, parte de la cual había sido cortada por las fuerzas de seguridad durante la detención. Además, canales de Telegram próximos a las fuerzas de seguridad difundieron abiertamente fotos de la posible tortura de uno de los acusados, en las que se le veía tumbado con los pantalones bajados y cables que le llegaban a la ingle de lo que parecía un TA-57, un teléfono de campaña de la era soviética utilizado habitualmente por el FSB para torturar con descargas eléctricas. Las autoridades rusas se negaron a hacer comentarios sobre la tortura de los detenidos.

El equipo de defensa de los derechos humanos Crew Against Torture denunció la violencia ejercida contra los sospechosos. Hablamos con el director de la organización, Sergey Babinets, sobre lo que puede significar este tipo de violencia demostrativa y pública contra los sospechosos, cómo justifican la tortura las fuerzas de seguridad y por qué es inaceptable utilizar la tortura, incluso contra terroristas.


-No soy el único que se escandalizó por los videos de las torturas infligidas a los sospechosos del atentado terrorista de Crocus. ¿Por qué cree que hubo tal brutalidad demostrativa, y por qué las fuerzas de seguridad sintieron la necesidad de hacer públicas las imágenes de una oreja mutilada?

Hasta los dos o tres últimos días, las fuerzas de seguridad intentaban ocultar las torturas, sin hacerlas nunca públicas. Y si accidentalmente se filtraba alguna grabación de video, intentaban distanciarse de ella. Como probablemente recuerden, se distanciaron de los videos del hospital para prisioneros enfermos de tuberculosis de Saratov y de otras grabaciones (una fuente anónima filtró más de 1,000 videos de torturas cometidas en esa prisión en febrero de 2020). Dijeron que era algo fuera de lo común. Además, altos funcionarios del Estado, incluido el presidente, han declarado que la tortura es inaceptable.

¿Por qué ha cambiado ahora de repente este planteamiento? Creo que se debe principalmente a que en Rusia no se habían producido actos terroristas a tan gran escala, de gran repercusión, brutales y horripilantes en los últimos 20 años. Y muchos simplemente no estaban preparados para ello, ni emocionalmente, ni psicológicamente, ni en varios frentes. Y los nervios de la gente pueden haber empezado a crisparse por ello. Por eso empezaron a aparecer declaraciones sobre la necesidad de restablecer la pena de muerte, la necesidad de encontrar a todos los culpables y ejecutarlos, por ejemplo.

-¿Había ocurrido antes en Rusia una brutalidad tan flagrante durante las detenciones?

Las fuerzas de seguridad a menudo escondían las huellas de la tortura bajo la alfombra, diciéndonos que no había tortura, que todo eran tonterías. Pero a partir de ayer, parece que ha aparecido un camino para que la tortura sea un poco más abierta.

En nuestra labor, hemos tenido muchos casos en los que las personas no sólo eran golpeadas, sino golpeadas hasta la muerte. En mi experiencia, por ejemplo, hubo un caso en Solnechnogorsk, cerca de Moscú, en el que un hombre fue detenido como sospechoso de cometer actos violentos de naturaleza sexual contra una joven. Fue detenido, llevado al departamento de policía y simplemente golpeado hasta morir. Fue golpeado por tres policías, que le rompieron 13 costillas, y murió simplemente porque no podía respirar. Su cadáver fue retirado del departamento de policía a la mañana siguiente. Los tres fueron condenados y enviados a prisión. Y hay bastantes casos así.

En el Cáucaso, sobre todo en Chechenia, recibimos a menudo denuncias de palizas, torturas y obtención de confesiones de ayuda a terroristas. Allí también es más frecuente que la gente desaparezca después de que hombres desconocidos uniformados y sin identificación vayan por ellos. Hay muchos casos, y diré: lo que vimos en las grabaciones de video es algo fuera de lo común. En Rusia ya se habían producido casos similares, pero no había imágenes.

Las grabaciones causan una gran impresión en la gente. Y no me atreveré a decir qué tipo de impresión ha causado ahora la grabación: opresión, inquietud y desasosiego, o un sentimiento de algún tipo de superioridad y satisfacción. Estoy seguro de que hay algunas personas que, efectivamente, percibirán estos videos como una especie de castigo (para los sospechosos). Pero para un gran número de personas, se trata simplemente de un contenido chocante que no querrían ver en absoluto, nunca en su vida. A mí, desde luego, no me gustaría ver algo así.

-¿Cómo cree que podrían influir en las fuerzas de seguridad rusas y sus prácticas de tortura la guerra de Ucrania, los métodos de interrogatorio de prisioneros o, por ejemplo, la imagen pública del Grupo Wagner, cuyos combatientes podían matar a una persona a mazazos y luego colgarlo en las redes sociales?

La tortura no existe porque nuestros policías sean malos y torturen a la gente. La tortura existe porque las denuncias no se investigan eficazmente. Sólo cuando todas las denuncias de tortura se investiguen eficazmente, en lugar de ser saboteadas, los agentes del orden y otros funcionarios investidos de poder dejarán de torturar. Entonces comprenderán que si, Dios no lo quiera, golpean a alguien, le conectan un aparato eléctrico a los dedos o a los genitales, o le cortan algo, un investigador vendrá por ellos y los enviará a prisión ese mismo día. Entonces creo que no habrá tortura.

Pero por ahora, en nuestro país no pasa nada después de la tortura. Se toman decenas de decisiones para negarse a iniciar un procedimiento penal. Mientras unos reciban medallas, otros certificados de felicitación y algunos obtengan nuevas estrellas y rangos por resolver crímenes, seguiremos viendo florecer la tortura. La aprobación de los altos mandos y la inacción de los investigadores sólo conducirán a una escalada de este problema. Y usted y yo sufriremos mucho más, nos hartaremos, porque no veo ningún intento de combatir este problema.

-La publicación por las fuerzas de seguridad de imágenes tan explícitas de torturas, ¿es una señal de las autoridades, que aprueban así en cierto modo esos métodos? ¿O se trata de un caso aislado de violencia fuera de control?

Es muy difícil decir por qué de repente se ha hecho necesario mostrar a todo el mundo, jóvenes y mayores, lo que haremos a los terroristas. Aunque, en principio, es el clásico “si los encontramos en el retrete, los acabaremos en el retrete”. Tal vez se trate simplemente de una continuación de la misma dirección de actividad que se dictó hace muchos años.

Realmente quiero ver la reacción del Consejo Presidencial para la Sociedad Civil y los Derechos Humanos ante toda la situación relacionada con el atentado terrorista y la detención de sospechosos. Y también me gustaría mucho conocer la reacción de la Comisaria de Derechos Humanos de la Federación Rusa, Tatyana Moskalkova.

Crew Against Torture lleva mucho tiempo estudiando la cuestión de la violencia policial en Rusia. ¿Cómo ha cambiado la situación de la tortura por parte de las fuerzas de seguridad en el conjunto de la última década? ¿Ha aumentado o disminuido?

Hasta aproximadamente 2022, registramos un descenso de la brutalidad por parte de los agentes de policía, que es la principal categoría de fuerzas de seguridad que son objeto de nuestra investigación. Vemos que la brutalidad está disminuyendo. Ha habido menos métodos “clásicos” de tortura. Hemos recibido y seguimos recibiendo cada vez más informes sobre el uso de la fuerza física durante la detención, golpes con las manos, los pies, el uso de equipos especiales, esposas y porras. Los métodos “clásicos” de tortura, como conectar un cable eléctrico a los lóbulos de las orejas, colgar a una persona de un potro, hacer “la golondrina” o rociar a una persona con agua fría al aire libre en invierno, los hemos encontrado con menos frecuencia.

Pero las grandes tragedias que perturban a la sociedad repercuten enormemente en todo el tejido social. Y el inicio de la operación militar especial y el hecho de que ya lleve dos años en marcha puede conducir a la normalización de la violencia, exacerbando la situación de tortura. Vemos que, efectivamente, los agentes del orden empiezan a permitirse más.

Al mismo tiempo, no veo que el Comité de Investigación haya cambiado en modo alguno su enfoque de la investigación de los casos relacionados con la tortura. Sí, recientemente se introdujo un artículo penal sobre la tortura, pero por desgracia todavía no es posible formarse una idea objetiva de hasta qué punto se está aplicando.

Así pues, parece que han empezado a luchar contra este problema, pero no se nota que las cosas hayan mejorado. La brutalidad disminuyó y estaba disminuyendo, pero ahora hemos visto estas imágenes, y no está claro qué hacer con ellas. No está nada claro si se trata de casos aislados o de una declaración para normalizar el uso de la tortura. Si todo esto se esconde bajo la alfombra, lo más probable es que muchos lo perciban como una señal de que es posible grabar en cámara, golpear a alguien y torturarlo. Realmente no quiero que lleguemos a un punto en el que, en respuesta al crimen y a las acciones bárbaras, sea necesario cometer crímenes y acciones bárbaras. Vivimos en una sociedad civilizada, y por muy doloroso y amargo que nos resulte, y el atentado terrorista en el Ayuntamiento de Crocus es sin duda un dolor y un luto de por vida, ahora es necesario que luchemos contra esto de forma civilizada. Y la tortura dista mucho de ser la mejor forma de luchar contra el terrorismo internacional.

Los funcionarios de las fuerzas del orden disponen de un gran número de medios, instituciones especializadas de expertos, armas y todo lo demás para combatir este problema. No hay necesidad de descender a la sociedad y a la época en que se vivía según la ley del “ojo por ojo, diente por diente”. No hay necesidad de disparar en todas direcciones.

En las reacciones de la gente al atentado contra Crocus suele aparecer esta idea: se trata de terroristas que cometieron asesinatos en masa, y ésta es la única forma cruel de tratar a esa gente. En su opinión, ¿qué hay detrás de una actitud tan indulgente hacia la tortura? ¿Y qué hay que hacer para cambiar esta actitud?

Demasiadas personas han sufrido por este ataque terrorista. Es demasiado doloroso hablar de ello ahora; aún es demasiado pronto para apelar a la razón. Esta herida tiene que cicatrizar al menos un poco. Por supuesto, queremos y necesitamos explicar a todo el mundo que la pena de muerte y la tortura no conducen al objetivo que realmente se está propagando: la consecución de la máxima justicia y satisfacción.

Bajo tortura, te pueden hacer confesar cualquier cosa. Si me torturan, yo también confesaré lo que me digan. Y si te torturan, también confesarás cualquier cosa. ¿Llevará esto la investigación por el buen camino? Lo más probable es que no. Porque yo, por ejemplo, para detener la tortura, puedo confesar que maté a Kennedy. Uno puede contentarse con una confesión ganada y enviar el caso a los tribunales, meter a los sospechosos en la cárcel, pero al final no encontrar a los verdaderos autores intelectuales y materiales del crimen. Utilizando la tortura se pone una gran mancha al lado de un crimen resuelto.

¿Y cómo se puede resolver rápidamente un crimen? Con una declaración de culpabilidad. Realmente quiero que aborden este caso en particular, el caso del atentado terrorista en el Ayuntamiento de Crocus, con responsabilidad. Hay un número suficiente de métodos, técnicas y especialistas que pueden investigar eficazmente este tipo de delitos.

-¿Por qué es inaceptable torturar a las personas, incluso a las sospechosas de crímenes tan brutales como el atentado contra Crocus?

La tortura no proporciona información que se corresponda con la realidad. La mayoría de las veces, la tortura lleva a la persona que tortura a obtener la información que inicialmente quiere obtener. Si quieren que una persona confiese que trabajó, por ejemplo, para las Fuerzas Armadas de Ucrania, pueden torturarla hasta que lo confiese. Y si la persona dice otra cosa, seguirán torturándola hasta que confirme la versión más conveniente para las fuerzas de seguridad. Así es imposible investigar eficazmente los delitos.

Si se ajustan las pruebas a una sola plantilla, se va por mal camino y nunca se encontrará a los verdaderos culpables. Además, se corre el riesgo de pasar por alto un gran número de detalles importantes. Se corre el riesgo de que el delito vuelva a cometerse debido a una investigación sesgada y de no poder prevenirlo eficazmente en el futuro.

-¿Qué valor tienen las pruebas y confesiones obtenidas bajo tortura?

Una declaración de culpabilidad suele bastar para enviar a una persona a un centro de detención preventiva. Mientras está en prisión preventiva, durante los dos primeros meses, pueden seguir recogiendo pruebas e indicios y confirmar la versión que tenían o refutarla. De nuevo, en mi experiencia, ha habido casos en los que una confesión desmentida no llevó a que una persona fuera enviada a un centro de detención preventiva y condenada en absoluto.

Hubo casos en los que había una confesión, pero nada más, el caso simplemente no encajaba. Y entonces la persona fue puesta en libertad. Hubo un caso en Orenburg en el que tres hombres fueron detenidos como sospechosos de asesinar a un hombre de negocios y a su hijo pequeño. Fueron torturados, dos de ellos escribieron confesiones, los encerraron en un centro de detención preventiva, y unos días más tarde resultó que no tenían nada que ver. Los hombres fueron puestos en libertad. Por supuesto, nadie fue castigado por la tortura. El hecho de que escribieran confesiones no planteó preguntas a nadie más que a nosotros. Unos años más tarde se descubrió a los verdaderos asesinos, que siguen siendo juzgados.

-¿Cómo justifican las fuerzas de seguridad la tortura?

Entre los policías que han ido a la cárcel por torturas hay muy pocos que hayan admitido que utilizaron la violencia. Lo más frecuente es que dijeran que la persona ya estaba golpeada o que se había caído por las escaleras. Hubo pocos que confesaran. Recuerdo a uno que dijo que estaba muy agotado emocional y físicamente porque había estado de servicio durante siete días seguidos, y que simplemente se puso nervioso por la carga de trabajo demasiado elevada y golpeó al detenido. Ha habido casos en los que los policías dijeron que simplemente no les caía bien la persona, que les insultaba, y que por eso perdieron los nervios. Pero el deseo de resolver rápidamente un delito prevalece, por supuesto.


Esta obra está bajo licencia CC BY-SA 4.0

Views: 42
Otras historias