De Culiacán a Dubai: el Cártel de Sinaloa en reportaje de Le Monde

El profesor de una reconocida escuela de negocios de Francia se introduce en las entrañas del narco mexicano y realiza con el diario Le Monde un documental único.
Pastillas de fentanilo. Foto: DEA

Los cárteles mexicanos del narcotráfico se han convertido en empresas transnacionales tan eficaces y rentables que una de las más prestigiadas escuelas de negocios del mundo, la francesa EDHEC Business School -o Escuela de estudios superiores comerciales del norte-, decidió analizar el modelo de gestión corporativa de estas organizaciones del crimen organizado.

Y lo hizo adentrándose en el Cártel de Sinaloa y enfocándose en su producto estrella: el fentanilo.

En un proyecto que le tomó dos años, el profesor de la EDHEC, Bertrand Monnet, logró que los propios narcotraficantes le narraran cómo producen el fentanilo en laboratorios clandestinos de Culiacán, cómo lo venden a Estados Unidos y Europa, cuáles son los márgenes de ganancia y de qué manera pueden blanquear en Dubai el dinero de sus actividades ilícitas… Pero más aún, Monnet pudo asistir como testigo a cada una de esas fases con cámara o grabadora en mano, que usó con la autorización de los narcotraficantes mexicanos.

Monnet es un especialista en economía criminal y desde hace una década comenzó a estudiar la estructura empresarial del Cártel de Sinaloa. Su trabajo de investigación fue realizado en colaboración con el diario francés Le Monde. De este proyecto se desprende un documental dividido en tres partes, el cual comenzó a ser publicado en el mes de noviembre. El último capítulo salió en línea el pasado 10 de diciembre.

En el primer episodio, Monnet expone la razón por la que un profesor de economía como él se metió a hacer un trabajo de investigación más cercano al de un periodista: “Para comprender la peligrosidad del tráfico de fentanilo -dice- hay que analizar su economía: la producción, la venta y el consumo y, por supuesto, el lavado de dinero, que permite integrar miles de millones de dólares dejados por el tráfico a la economía legal.

Para observar cada etapa del tráfico -continúa-, no hay de otra que pasar tiempo con los narcos en su territorio. Es muy lento, es difícil -hay muchos fracasos-, pero hace ya diez años que trabajo sobre el Cártel de Sinaloa. Ahora tengo ya contactos al interior de la organización, que son fiables, y que me permiten entrar un poco en la realidad de esta multinacional del crimen.

Esta inmersión -señala Monnet la llevé a cabo sin ninguna empatía, no por un espíritu de aventura o la búsqueda de adrenalina. Soy profesor de la EDHEC, una gran escuela de gestión. Mi trabajo es explicar la peligrosidad de la economía criminal. Y para mí, la única forma de hacerlo de manera honesta es la de siempre observar la realidad del tema sobre el terreno”.

Con una narrativa dinámica y de suspenso, las tres partes del documental se destacan por las entrevistas que el autor realiza a miembros del Cártel de Sinaloa trabajando en las diferentes fases de esa actividad ilegal.

Sin embargo, hay una secuencia, incluida en la tercera parte, que atrae poderosamente la atención: una reunión en Dubai, la capital de Emiratos Árabes Unidos, entre un enviado del Cártel de Sinaloa y financieros extranjeros. El objetivo de ese encuentro era conocer las posibilidades para invertir millones de dólares del tráfico de drogas en inmuebles y otros sectores y de ese modo meter el dinero sucio al circuito económico legal. Monnet pudo acompañar al enviado del cártel y grabar con su permiso la conversación, que resulta sorprendente por la facilidad con la que se entienden las partes, a pesar de que los hombres de Dubai están enterados de que el dinero es de procedencia ilícita.

Puedes acceder a la primera parte del reportaje de Le Monde en inglés aquí, o en francés aquí. A continuación podrás ver los tres capítulos del documental, que contienen partes en español, inglés y francés.


Primer capítulo
Segundo capítulo
Tercer capítulo
Otras historias
Leer más

Un año sin Ricardo y Antonio

El 15 de enero de 2023 los dos activistas y defensores de derechos humanos fueron levantados en una carretera en Colima, México. Desde Alemania, organizaciones apoyan la exigencia de familiares para la aplicación de un mecanismo internacional de recuperación humanitaria.