“El escenario optimista es la salida de Putin como sea”: Sergei Guriev

El presidente ruso Vladimir Putin. Foto: kremlin.ru/Wikimedia Commons

Con el telón de fondo de la guerra en Ucrania, la sospechosa muerte en detención del principal opositor al régimen (Alexei Navalny) y el tenso enfrentamiento de Moscú con Occidente, este 15 de marzo iniciaron los comicios presidenciales en Rusia, los cuales se extenderán hasta el día 17. Si no ocurre un milagro, Vladimir Putin se impondrá a los otros tres candidatos que participan en la simulación de contienda y así asegurará su permanencia en el poder al menos hasta 2030. En ese marco de hechos, a mediados de febrero pasado el portal internacional The Conversation entrevistó al destacado economista ruso Sergei Guriev para hacer un balance de la situación económica del país a dos años del comienzo de la invasión de Ucrania y la posterior aplicación de sanciones por parte de Estados Unidos y Europa. Con la correspondiente autorización de ese medio, Underground Periodismo Internacional reproduce el texto en español para sus lectores.


Cuando el economista ruso Sergei Guriev y The Conversation se sientan a hablar en la mañana del 16 de febrero, la noticia de la muerte del líder de la oposición Alexei Navalny aún no ha estallado. De hecho, debatimos sobre cómo la comunidad internacional podría proteger mejor a su amigo encarcelado. Desde entonces, Guriev ha calificado la muerte de Navalny, denunciada por Occidente como un asesinato político orquestado por el Kremlin, de “terrible noticia, no sólo para el futuro de Rusia, sino también para Ucrania, Europa y todo el mundo libre”. También ha apoyado en Twitter a Yulia Navalnaya como “líder fuerte e independiente”, días después de que la viuda del líder opositor, economista de formación, anunciara que asumiría el cargo de su marido.

Nuestra entrevista, centrada en el estado de la economía rusa casi dos años después de la invasión de Ucrania por Rusia, sigue siendo más pertinente que nunca, ahora que Occidente comienza a desencadenar una nueva oleada de sanciones en respuesta al presunto asesinato de Navalny.

Guriev, uno de los economistas más destacados de Rusia, fue en su día uno de los ejes del gobierno de Dimitri Medvédev (2008-2012), escribiendo discursos para el presidente y formando parte de los consejos de administración de numerosas empresas estatales. Huyó de Rusia en 2013, debido al temor por su libertad tras ser coautor de un informe crítico con el trato dado a Mijaíl Jodorkovski, magnate del petróleo entonces encarcelado y en el centro del caso Yukos. Ahora es catedrático de Economía y rector de Sciences Po París, y acaba de ser nombrado decano de la London Business School, noticia que motivó que Navalny le diera la enhorabuena desde su celda en la colonia penal del Ártico. Desde que Rusia invadió Ucrania, Guriev también ha sido una de las principales mentes detrás de las sanciones occidentales a su país a través de su colaboración con el grupo de trabajo internacional de la Universidad de Stanford “Hacer pagar a Putin”.


Desde la invasión rusa de Ucrania, ha habido innumerables sanciones occidentales. Pero también parece que Rusia se ha mostrado más resistente a ellas de lo que se pensaba. De hecho, el FMI llegó a pronosticar que su economía crecería un 2,6% este año, impulsada por el amplio gasto estatal, lo que algunos han denominado “keynesianismo militar”. Pero, ¿cómo va realmente la economía? ¿Se contrae o crece?

Es una cuestión de definición. Si asociamos crecimiento económico con crecimiento del PIB, no hay duda de que la economía rusa está creciendo. Sin embargo, el PIB no es la misma medida de los resultados económicos en tiempos de guerra que en tiempos de paz. Cuando se gasta una parte sustancial del PIB en producir tanques y proyectiles de artillería y en reclutar soldados que están siendo heridos o muertos en Ucrania, eso equivale, desde el punto de vista del sector civil, a simplemente imprimir dinero e inyectarlo en la economía.

Contamos esto como parte del PIB porque se producen cosas y se emplea a gente como soldados, pero eso no tiene nada que ver con los resultados económicos dentro de Rusia. Cuando hablamos de gasto militar, recordemos que era el 3% del PIB, y en 2024 es el 6% del PIB. Esta diferencia es suficiente para explicar cualquier crecimiento que se esté produciendo en la economía rusa. Y, por supuesto, hay un conjunto adicional de sectores que no están directamente implicados en el gasto militar, pero que también participan en la producción de servicios y bienes militares. Así que creo que es bastante engañoso.

Banco Central de Rusia. Foto: Kuba/Wikimedia Commons

Una cifra que es más informativa, creo, es la facturación del comercio minorista. Si se mira año a año, de 2021 a 2022, se ve una caída de alrededor del 6,5%. Si nos fijamos en diciembre de 2021 a diciembre de 2022, muestra -10,5%. Los datos de 2023 se publicarán pronto. No habrá caída, e incluso algo de crecimiento, pero en general, el consumo ruso no va bien.

Usted ha mencionado el “keynesianismo militar”. Creo que también es algo engañoso. El keynesianismo es una política a la que se recurre cuando hay debilidad en la economía y un elevado desempleo, en un intento de emplear a la gente mediante el gasto público.

El riesgo del keynesianismo es que la economía se recaliente. Y, por supuesto, Keynes publicó sus ideas en los años 30, durante la Gran Depresión, cuando el desempleo en Estados Unidos alcanzaba el 25%. Hoy, el desempleo en Rusia es muy bajo, porque la gente vive allí o es reclutada para luchar en Ucrania.

De hecho, la economía está bastante recalentada. La inflación supera el objetivo del 7%, lo que preocupa mucho al Banco Central. En todo caso, ahora no es el momento para el keynesianismo.

Usted forma parte del Grupo de Trabajo Internacional de Stanford sobre las sanciones a Rusia, “Hacer pagar a Putin”. ¿Podría decirnos cómo ha conseguido el grupo dar forma a las sanciones contra Rusia hasta ahora, y qué espera conseguir todavía?

El grupo es muy inclusivo, incluye a economistas, politólogos, antiguos funcionarios de Estados Unidos, Europa y otros países. Y su objetivo es publicar artículos, actualmente lleva 18. Yo he participado en unos cinco documentos de trabajo: los cuatro primeros y el de septiembre sobre las sanciones energéticas.

La idea es informar a los responsables políticos sobre las ventajas y desventajas de las sanciones, así como sobre su impacto potencial. Queremos asegurarnos de que esta guerra sea más costosa para Rusia y, por tanto, Putin disponga de menos recursos para matar ucranianos y destruir ciudades ucranianas.

¿Y ha tenido impactos tangibles? ¿Puede relacionar directamente algunas de las sanciones que se han presentado con los documentos que se han publicado?

Siempre hemos defendido el embargo de petróleo y así ha sido. Siempre hemos hablado de la necesidad de limitar el precio del petróleo, de endurecer las sanciones tecnológicas y financieras, y así ha sido. Si fuimos decisivos, no lo sé.

¿Hasta qué punto cree que las sanciones son eficaces? La semana pasada, The Conversation publicó un artículo en el que se indicaba que las filiales de bancos alemanes situadas en zonas incluidas en la lista negra del Grupo de Acción Financiera Internacional incrementaron en un 151% sus probabilidades de conceder préstamos a países sancionados.

Creo que la forma correcta de plantear esta pregunta es: “¿Qué ocurriría si no existieran las sanciones?”. Cuando nos preguntamos: “¿Son eficaces las sanciones?”, no deberíamos comparar lo que está ocurriendo ahora con lo que desearíamos que estuviera ocurriendo. Deberíamos comparar lo que está sucediendo ahora en presencia de las sanciones y lo que habría sucedido en ausencia de las sanciones.

Un supermercado en los suburbios de Moscú. Alexander Solomin/Creative Commons

Imaginemos, pues, que todos los bancos europeos situados en Europa -incluidos los alemanes- siguen concediendo préstamos a Rusia: Putin tiene acceso ilimitado a la financiación. Tiene acceso ilimitado a las reservas de su banco central. Tiene acceso ilimitado a la tecnología francesa y alemana. Y también puede reclutar soldados en todo el mundo. Sigue vendiendo petróleo y gas a Europa al precio europeo. Así que imagina este mundo. ¿Lo tendría más difícil el ejército ucraniano? La respuesta es “sí”.

Ahora, Putin ha aprendido a eludir las sanciones. Occidente está haciendo más para luchar contra esto. Y se ve que Putin está luchando cada vez más para trabajar a través de Turquía, incluso a través de China. Usted ve que los bancos chinos y turcos y los bancos de Asia Central son cada vez más vigilantes con respecto a los pagos a sus homólogos rusos. Ahora bien, si Putin puede eludir las sanciones, es a través de terceros, cuartos y quintos países que le cobran comisiones de intermediación. Y cuanto más se da a los intermediarios, menos se mete en sus bolsillos y eso es bueno. Pero, por supuesto, hay que invertir más esfuerzos en endurecer las sanciones y hacerlas cumplir.

Las sanciones han afectado a la capacidad de modernización de Rusia, y eso incluye también la capacidad del cuarto emisor mundial para hacer más ecológica su industria en un momento de emergencia climática, ya sea mediante restricciones a la importación de tecnología, el colapso de las fuentes de capital extranjero o la congelación de programas internacionales. ¿Tiene alguna idea sobre cómo podríamos ayudar al país a llevar a cabo la transición energética, golpeando al mismo tiempo al Kremlin donde más le duele?

Creo que lo ha formulado muy bien: El acceso de Putin a la tecnología es limitado. Y aunque no es mi área de especialización, si existe tecnología que no pueda utilizarse para la producción militar y sí para la transición ecológica, Estados Unidos debería seguir exportándola a Rusia. Según tengo entendido, hay muy poca.

Y una de las cosas que hemos visto en 2022 y 2023, es que Putin ha importado mucha tecnología civil -como lavavajillas o frigoríficos- sólo para tener acceso a microprocesadores, producir misiles y matar ucranianos. Rusia también sufre la falta de chips en las tarjetas de crédito. Como consecuencia, los bancos las están reciclando.

Así que no estoy seguro de que haya tecnología civil avanzada para la descarbonización que Putin no pueda utilizar para la producción militar. Pero esa es una cuestión en la que no soy especialista. Ahora bien, la contribución más importante a la transición ecológica, al tiempo que limita la capacidad de Putin para librar esta guerra, es la descarbonización de las economías occidentales. Si Occidente se descarboniza más rápido y reduce su demanda de combustibles fósiles, eso reducirá los precios del petróleo a nivel mundial y, por tanto, los ingresos que Putin puede utilizar para matar ucranianos.

Elvira Nabiulina en conferencia de prensa. Foto: Banco Central de Rusia.

En 2018, Christine Lagarde, entonces directora del FMI, elogió a la actual directora del banco ruso, Elvira Nabiullina, como la mujer que podía “hacer cantar a la banca central”. ¿Hasta qué punto ha sido vital para mantener en marcha la maquinaria bélica de Putin? ¿Y qué opina de las especulaciones sobre su salud después de que supuestamente se sometiera a una operación en enero?

No tengo ni idea de su estado de salud. Desde luego, no ha mostrado su apoyo a la guerra. Nunca ha hablado en contra de la guerra, pero ya en 2018 utilizó su forma de vestir para señalar el sentimiento de la política monetaria del banco central. En sus conferencias de prensa, utilizaba broches para señalar si el banco central era más agresivo o más moderado. Llevaría un broche con una paloma para señalar que es más probable que el banco central baje los tipos de interés y otros broches o colores de su vestido para señalar si el banco central es optimista o pesimista respecto al estado de la economía rusa.

Desde el comienzo de la guerra, empezó a vestir de negro, aunque tengo entendido que eso ha cambiado recientemente. Así que creo que quiere señalar al mundo que no está contenta.

Por otro lado, sigue trabajando y, de hecho, como bien has dicho, es un instrumento importante para financiar la maquinaria de Putin. Y eso es algo por lo que creo que la historia no la juzgará positivamente. Y aunque ella diga que está luchando contra la inflación para proteger a las partes más vulnerables de la sociedad rusa, cada billón, 10 billones o 100 billones de dólares que se ahorra para el presupuesto de Putin son otros billones, 10 billones o 100 billones que Putin puede utilizar para comprar drones iraníes, proyectiles de artillería de Corea del Norte, reclutar soldados y matar ucranianos.

Por último, ¿cuál sería el mejor y a la vez realista escenario que cabría esperar para Rusia en estos momentos?

Vladimir Putin ha demostrado que no respeta los derechos humanos ni el derecho internacional. No creo que si Putin sigue en el poder podamos tener ningún escenario optimista para Rusia. El único escenario optimista es su salida como sea y una transición democrática.

Quizá no inmediatamente, pero en cuestión de varios meses o un par de años, habrá algo parecido a la Perestroika 2.0. No veo cómo Rusia puede convertirse en una Corea del Norte o una Siria. Hay gente que lo intentará, pero creo que Rusia es demasiado diversa, demasiado grande y demasiado culta y, francamente, demasiado rica para tolerar un régimen estalinista.

Y creo que existirá una enorme voluntad de las personas que sucedan a Putin, incluso de su entorno más cercano. Estas personas quieren detener esta guerra. Quieren volver a comprometerse con Occidente. Intentarán negociar algo y eso conducirá a un aumento de las libertades políticas y de la apertura en Rusia, lo que a su vez debería conducir a cierta mejora inmediata y, con suerte, a una mejora sustancial de la relación con Ucrania y Europa durante la próxima década.

¿Cree que las élites rusas se rebelarán pronto contra el Kremlin? Hemos visto a mucha gente de negocios trasladarse a Dubai.

Por supuesto que las élites empresariales están descontentas, pero también son conscientes de que rebelarse contra Vladimir Putin es físicamente peligroso. Hemos visto muchos “suicidios” en los últimos años. La gente es extremadamente consciente de los riesgos relacionados con la oposición a Vladimir Putin. Muy pocos de ellos se pronunciaron abiertamente contra la guerra. Se pueden contar con los dedos de una mano a Oleg Tinkov y Arkady Volozh, que hablaron abiertamente contra la guerra.

Pero también vemos que la gente no habla a favor de la guerra, y eso incluye a las élites empresariales, a los jefes de agencias civiles y de ministerios. Todos ellos están muy descontentos. Sus proyectos de vida están destruidos. Y en ese sentido, puede que no veamos una rebelión como la de Prigozhin, pero una vez que Vladimir Putin desaparezca, habrá tiempo para el cambio. Pero quizá también se esté preparando un golpe de Estado mientras hablamos. Los golpes que tienen éxito no se preparan abiertamente.

Este artículo es reproducido del portal The Conversation bajo licencia Creative Commons. Leer el artículo original.

Esta obra está bajo licencia CC BY-ND 4.0

Views: 12
Otras historias