“El fútbol nunca es neutral”

Foto: Yetlaneci Alcaraz

Luego de 18 años del Summermärchen de 2006 – verano de cuento de hadas como se conoció al Mundial ese año- Alemania vuelve a ser sede de un torneo internacional de fútbol: la Eurocopa 2024. Con ese pretexto, la asociación what matters gGmbH y el Museo de Deporte de Berlín organizan la exhibición Sport. Masse. Macht. (Deporte. Masa. Poder.) que pone bajo la lupa el papel del fútbol bajo el nacionalsocialismo y cómo los nazis utilizaron el deporte para afianzar su poder. ¿Hasta qué punto el poder del fútbol conduce a la cohesión o a la marginación, antes y ahora?, cuestionan los organizadores en esta exposición que puede visitarte de forma gratuita en Berlín.

BERLÍN, Alemania.- Eddy Hammel, Julius Hirsch, Heinz Kerz, Béla Guttmann y Lilli Henoch tuvieron un destino común: todos fueron deportistas alemanes de alto nivel cuyas vidas y/o carreras fueron destruidas por los nazis cuando éstos llegaron al poder. Lilli fue una notable atleta, campeona alemana de lanzamiento de bala y por su origen judío fue asesinada en 1942; Eddy, Julius, Béla y Heinz fueron destacados futbolistas. Los dos primeros también por ser judíos murieron en el campo de exterminio de Auschwitz. Béla, judío también, y Heinz, hijo de un soldado francés negro, sobrevivieron a los campos de concentración pero fueron perseguidos y las marcas del racismo y odio los acompañaron siempre.

Si. Porque los nazis – al igual que muchos regímenes totalitarios y fascistas en el mundo- utilizaron el deporte y el fútbol, el deporte de masas por antonomasia, para afianzar su poder e imponer su ideología.

A propósito de la Eurocopa 2024, cuya sede es Alemania, la asociación what matters gGmbH y el Museo de Deporte de Berlín dieron vida a Sport. Masse. Macht. El fútbol bajo el Nacionalsocialismo. que pretende no sólo llamar la atención al pasado sino recordar que en el presente el racismo, la discriminación y el poder acechan todavía al fútbol en todas partes.

“Nuestra idea es que mientras se celebra un torneo internacional como la Eurocopa y llegan a Alemania turistas de muchos países, mostremos cómo el fútbol es y siempre ha sido político. Queremos enseñar a la gente que siempre hay que tener mucho cuidado con estos eventos de masas que pueden ser instrumentalizados… pensemos en Qatar 2022, en la Copa Mundial de fútbol de 1978 en Argentina y en los propios Juegos Olímpicos de 1936 en Alemania. Quizás la historia no se repite al 100 por ciento pero en la actualidad sigue habiendo manera de excluir a jugadores en el deporte y a aficionados entre el público”, explica en entrevista Julian Rieck, curador de la exhibición.

Sport. Mass. Macht. Julian Rieck. Foto: Yetlaneci Alcaraz

Se sabe, y así lo documenta la exposición, que para el régimen nazi el deporte fue importante: querían una sociedad físicamente en forma y lista para la guerra y justamente a través del deporte el sistema determinaba quién pertenecía a este ideal de sociedad y quién no.

El fútbol no fue la excepción. Una vez que los nacionalsocialistas llegaron al poder, muchos clubes de balompié alemanes comenzaron a echar de sus filas a jugadores judíos y no judíos que no pertenecían al estándar ario que los nazis creían representar. Para 1938 el sistema no sólo los excluyó sino que prohibió que personas no arias practicaran cualquier tipo de deporte. Con la deportación de cientos de miles de judíos, gitanos, y personas que los nazis consideraban inferiores, se terminó también con la vida de numerosos deportistas y futbolistas de primer nivel. La exhibición muestra la historias de clubes y deportistas cuyos destinos fueron marcados por esta ideología racista y de exclusión.

“Todavía en los años 90 era común que gente con origen extranjero no asistiera a los estadios alemanes de fútbol porque eran agredidos. Eso ha cambiado en los últimos años pero sigue habiendo estadios donde no hay mucha diversidad. Con esta exposiciones queremos apuntar las causas históricas de ello y los peligros que enfrentamos”, agrega Rieck.

Y es que, al término de la Segunda Guerra Mundial, el proceso de desnazificación al que se sometió a la población no llegó al mundo del fútbol. Con el nacimiento de la República Federal Alemana (RFA) y la República Democrática Alemana (RDA) las nuevas estructuras deportivas fueron creadas prácticamente con las mismas personas que durante el nazismo controlaron el deporte.

“No es que haya habido continuidad personal pero si institucional. En Alemania hay desde los años 60 clubes de inmigrantes porque en los clubes alemanes no los aceptaban. Yo mismo como jugador amateur -en los años 90- experimenté esa situación: recuerdo que en algún club juvenil con el que llegué a jugar los propios entrenadores nos hacían diferenciar a los jugadores no alemanes. Nos decían: ellos son más emocionales, hay que entrarles más fuerte y con ello ya como joven absorbes una ración de racismo. Con 7 años crees lo que dice tu entrenador. Eso sucedía en los años 90. Por eso es tan importante combatir esos clichés racistas”, considera Rieck.

La exhibición se puede visitar en el Museo del Deporte de Berlín que se encuentra en el complejo olímpico y estará abierta al público de forma gratuita durante todo el tiempo que dure la Eurocopa 2024. Se puede agendar un tour en español de una hora de forma gratuita escribiendo un correo electrónico a [email protected]


Otras historias
Leer más

París 2024 y el maratón de la derrama económica

Las competencias, que tendrán lugar en París del 26 de julio al 11 de agosto próximos, representan una valiosa oportunidad para incrementar ventas e ingresos en la capital francesa. Este texto fue publicado originalmente por Milenio Diario el 13 de julio último.