Hong Kong: el periodismo tres años después del cierre del Apple Daily

Redada policiaca en la sede del Apple Daily en Hong Kong. Captura de pantalla.
El 30 de junio de 2020 entró en vigor la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, con la que el gobierno chino diezmó las libertades en la antigua colonia británica. Los medios pro-democracia comenzaron a enfrentar la represión del Estado. El cierre del Apple Daily, sin embargo, fue el que marcó un antes y un después en la historia del periodismo en Hong Kong. Un reportaje de Radio Free Asia en cantonés expone cómo los experiodistas de aquel medio siguen pagando un alto precio desde entonces. Con el debido permiso, Underground Periodismo Internacional lo reproduce en español para sus lectores.

Por Edward Li

Jimuk nunca olvidará el día en que decenas de policías de seguridad nacional irrumpieron en la redacción del Apple Daily, separando a los empleados de sus ordenadores, sustrayendo grandes cantidades de documentos confidenciales, congelando sus activos y deteniendo posteriormente a varios ejecutivos y redactores de alto nivel.

“Lo peor fue que el día en que detuvieron a varios altos ejecutivos era en realidad mi cumpleaños, así que me he sentido muy triste en mi cumpleaños estos dos últimos años”, dijo.

“Me siento muy mal porque llevan dos años en la cárcel”, añadió.

El Apple Daily, fundado por el magnate de los medios de comunicación prodemocráticos Jimmy Lai, fue asaltado por la policía de seguridad nacional el 17 de junio de 2021, convirtiéndose en una de las mayores víctimas de la draconiana ley de seguridad nacional impuesta por el gobernante Partido Comunista en un intento de reprimir el movimiento de protesta de 2019.

Cinco días más tarde, cuando el periódico cerró definitivamente, un grupo de editores y reporteros se reunió frente a la sede del imperio mediático Next Digital de Lai, inclinándose ante sus lectores para mostrarles su gratitud por el apoyo recibido a lo largo de los años.

“Somos el equipo editorial del Apple Daily, incluidos los periodistas, y tenemos algo que decir al pueblo de Hong Kong: gracias”, dijo uno de ellos.

La última edición del periódico vendió la cifra récord de un millón de ejemplares, y la gente hizo cola en la calle desde primera hora de la mañana para conseguir su pedazo de historia de Hong Kong, lo que supuso un final agridulce a 26 años de estilo efectista y contundente del periódico y su alegre logotipo de la manzana.

Dos años después, las puertas de la antigua sede de Next Digital están tapiadas, y el nombre de la empresa ha sido borrado de la parada de autobús de fuera.

El periodismo, dejando Hong Kong

Radio Free Asia (RFA) se reunió con cuatro de sus antiguos periodistas en las últimas semanas, con motivo del segundo aniversario de la redada.

No son muchos los antiguos empleados del Apple Daily -que en su día fueron unos 600- que siguen ejerciendo el periodismo, mientras que se calcula que uno de cada diez ha abandonado Hong Kong para buscarse la vida en el extranjero.

Mientras tanto, al menos otros 15 medios de comunicación han cerrado también, ya sea porque también estaban siendo investigados por la policía de seguridad nacional, o como decisión preventiva.

De los antiguos periodistas que han hablado con RFA en cantonés, algunos han cambiado de profesión, otros han emigrado y algunos han vuelto a estudiar.

Y algunos incondicionales se han aferrado a su profesión porque creen firmemente en la idea de una prensa libre para los hongkoneses, estén donde estén en el mundo.

Tres antiguos miembros del personal, que sólo dieron los seudónimos de Ah Y, Ah A y Jimuk por miedo a represalias políticas contra ellos o sus seres queridos, hablaron con Radio Free Asia sobre sus planes actuales y sus recuerdos de la represión, que resultó tan fatídica no sólo para el Apple Daily, sino para Hong Kong.

Un cuarto, Leung Ka Lai, fundador del sitio web Photon News, con sede en Taiwán, accedió a hablar públicamente.

Más que un trabajo

Todos luchan a su manera por asimilar la pérdida de su periódico, que era mucho más que un trabajo, y que se ha convertido en un símbolo de la represión de la disidencia y la oposición política pacífica en Hong Kong desde que el movimiento de protesta trató de hacer frente a la erosión de las libertades prometidas en la ciudad.

“Trabajé para el Apple Daily durante más de 20 años: ese lugar se llevó toda mi sangre, sudor y lágrimas. Quien diga que no echa de menos ese lugar miente”, afirmó Ah Y.

Para Ah A, lo que más extraña es la franqueza de las interacciones con los compañeros.

“Ese ambiente abierto me hacía muy feliz cuando iba a trabajar”, dice. “Echo de menos esa relación con mis compañeros y la sensación de trabajar todos juntos”.

Jimuk dice que aún atesora cada momento que pasó trabajando allí.

“No he olvidado nada del periódico en estos dos años porque invertí mucho en él, tanto mental como emocionalmente, e hice un buen trabajo allí”, afirmó.

Para Ah Y, que ahora vive en el Reino Unido, no parece tener mucho sentido seguir en el sector. “Hoy en día, ser periodista parece bastante inútil”, afirma, añadiendo que no había planeado dejar la profesión y que no está seguro de qué hacer ahora.

“No es fácil cambiar de profesión después de 20 años en el periodismo. “He pasado más de la mitad de mi vida laboral haciendo este trabajo, y siempre pensé que seguiría haciéndolo hasta que me jubilara”.

Ah Y ahora hace trabajos manuales en Gran Bretaña.

“Ser periodista ha perdido su significado en estos tiempos”, dijo. “Me siento como un zombi. Y no hay mucho futuro en ello para los jóvenes”.

Mantener vivo el espíritu

Jimuk está llevando a cabo una investigación académica sobre el Apple Daily en Taiwán, y enseñando a estudiantes de allá y del resto del mundo sobre la desaparición de la libertad de prensa en Hong Kong y sobre el movimiento de protesta de 2019.

Siente que sigue trabajando como comunicador, sólo que en un lugar y una profesión diferentes.

“A menudo pienso en cómo mantener vivo el espíritu del Apple Daily”, afirma. “También sobre cómo podemos ayudar a preservar su historia. Mi objetivo en los próximos años es crear un archivo académico que detalle más de dos décadas de historia del Apple Daily”.

Ah Y también ha escrito sobre Hong Kong para algunas organizaciones de noticias taiwanesas, algo que ha agradecido porque se siente como si estuviera ayudando a Hong Kong desde el extranjero.

Ah A decidió desafiar el frío clima político y quedarse en Hong Kong, pero no ha conseguido encontrar otro trabajo de reportero, ya que su currículum está ahora manchado por su asociación con su antiguo periódico.

En su lugar, ha trabajado en ventas, análisis de datos y como conductor de Uber desde la desaparición del periódico.

Dice que los medios de comunicación de Hong Kong se muestran ahora reacios a contratarle.

“Periodistas con los que he trabajado de otros medios me han invitado a entrevistarme, y fui a más de uno que estuvo a punto de contratarme, pero luego no obtuve la aprobación del más alto nivel”, dijo.

“En todas las ocasiones fue porque fui uno de los últimos periodistas en abandonar el Apple Daily”, añadió.

Excluido

Parece que ser un antiguo periodista del Apple Daily es ahora algo parecido a las Cinco Categorías Negras de la Revolución Cultural de 1966-1976 en la China continental: una receta para el vilipendio y la exclusión, según sus antiguos empleados.

Algunos antiguos periodistas del periódico han sido incluso rechazados para puestos docentes en universidades.

“Es una pena, porque nunca habría hecho este trabajo durante tanto tiempo si no me gustara de verdad”, afirma Ah A, que fue periodista durante 16 años. “Pero el sector cambia tan deprisa que probablemente no podría soportarlo. Me estoy haciendo un poco mayor para eso”.

“Prefiero el reto de probar una carrera totalmente distinta”, afirma.

A medida que el Partido Comunista en el poder reforzaba su control sobre Hong Kong tras el movimiento de protesta de 2019, “destripaba” la libertad de prensa en la ciudad, según periodistas y grupos de defensa de los derechos en el extranjero.

Desde que la ley de seguridad nacional entró en vigor el 1 de julio de 2020, Hong Kong ha caído en picada, pasando del puesto 18 al 140 en la clasificación anual de la libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras.

Último hurra

El movimiento de protesta de 2019, cubierto las veinticuatro horas del día por un entregado cuerpo de prensa que desafió las constantes batallas callejeras entre manifestantes y policías antidisturbios, puede haber sido su último hurra.

Con imágenes diarias de drones, live-tweeting, transmisiones y comentarios en directo, debates políticos y entrevistas en profundidad con los participantes, los periodistas de Hong Kong ofrecieron una profundidad e intensidad de cobertura que no se ha vuelto a ver en la ciudad desde entonces.

Aquel año, cumplieron realmente su papel de cuarto poder que pide cuentas a los gobiernos y dice la verdad a los poderosos.

Pero al año siguiente, la Ley de Seguridad Nacional puso fin a las actividades de la otrora intrépida prensa, prohibiendo la representación de cualquier imagen o eslogan que “glorificara” a los manifestantes o sus objetivos.

Jimmy Lai, que fue detenido inicialmente y puesto en libertad bajo fianza en el momento de la redada de las fuerzas de seguridad nacionales, fue puesto de nuevo bajo custodia, y permanece a la espera de juicio por cargos relacionados con la seguridad nacional.

También fue condenado por “fraude” en relación con el presunto uso indebido de los locales de Next Digital según los términos de su contrato de arrendamiento.

Mientras tanto, seis antiguos ejecutivos de Apple Daily se han declarado culpables de “conspiración y colusión con potencias extranjeras” en virtud de la ley de seguridad nacional.

Otras víctimas

Seis meses después de la redada contra el Apple Daily, el sitio web prodemocrático Stand News también se vio obligado a cerrar, y dos de sus redactores principales fueron procesados. Un mes más tarde, Citizen News hizo lo mismo, diciendo que necesitaba cerrar para mantener la seguridad de sus periodistas.

“Cuatro años después, la transformación ha sido impactante”, declaró Leung Ka Lai. “Nadie pensaba que esto pudiera ocurrir, ni siquiera personas con más de una década de experiencia en organizaciones de medios de comunicación de Hong Kong”.

“Solía pensar que sería algo así como la rana en la sartén de agua que se calienta gradualmente, pero en realidad, las cosas cambiaron de la noche a la mañana”, afirmó.

Leung, que trabajó 16 años como periodista en Hong Kong, los tres últimos en el Apple Daily, intentó quedarse tras el cierre del periódico, trabajando como periodista ciudadana para cubrir las protestas y la oposición política.

Pero desde entonces se ha trasladado a la democrática isla de Taiwán, donde ha fundado Photon News, un servicio para los lectores de Hong Kong en cualquier parte del mundo.

Ser agua

Irse se sintió como la máxima de Bruce Lee utilizada por los manifestantes de 2019 para denotar un enfoque fluido de la oposición política: “Sé agua”.

“Elegí irme porque resulta que aquí hay espacio para hacer mi trabajo, suficiente libertad de expresión”, dijo.

“La resistencia adopta muchas formas, y negarse a poner pancartas puede ser una forma de resistencia, si eso es lo que el régimen quiere que hagas”, dijo Leung. “Yo no quiero poner pancartas de protesta: soy periodista”.

Sin embargo, Leung se ha dado cuenta de que la autocensura ha perseguido su operación informativa, incluso en Taiwán, ya que la gente es reacia a hablar con la prensa debido a los riesgos que entraña la ley de seguridad nacional. También tiene que proteger a sus propios empleados.

“Ahora estamos en el extranjero, en un lugar que no está amenazado por la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, pero aún así tenemos que tener en cuenta la seguridad de los colegas anónimos, y a veces hay que tomar decisiones sobre qué historias publicar y cómo deben escribirse”, dijo Leung.

Aunque algunos antiguos compañeros han seguido informando a través de las redes sociales, existen dudas sobre la eficacia de esta opción a largo plazo.

“Hay muchos colegas con ideas afines en Hong Kong que han creado sus propias plataformas de noticias, y parece que hay cierto margen para que lo hagan”, dijo Leung, añadiendo que mientras 12 organizaciones de medios de comunicación se han retirado, 15 nuevos servicios -aunque más pequeños y con menos financiación- han surgido para ocupar su lugar.

“Pero los hongkoneses son bastante quisquillosos y no aceptan cualquier cosa que se les dé”, dijo, y añadió que las perspectivas de la escasa libertad de prensa que queda son sombrías, ya que el gobierno planea nuevas leyes de seguridad nacional.


➜Aquí puedes leer el reportaje original titulado Apple Daily staffers recall the police raid that changed Hong Kong’s media overnight

Copyright © 1998-2020, RFA. Used with the permission of Radio Free Asia, 2025 M St. NW, Suite 300, Washington DC 20036.


Video

Views: 5
Otras historias
Leer más

Un año sin Ricardo y Antonio

El 15 de enero de 2023 los dos activistas y defensores de derechos humanos fueron levantados en una carretera en Colima, México. Desde Alemania, organizaciones apoyan la exigencia de familiares para la aplicación de un mecanismo internacional de recuperación humanitaria.