Navalny: cronología de su muerte

Foto: Alexandra Astakhova / Mediazona

Al menos seis meses antes de la muerte de Alexei Navalny, las fuerzas de seguridad rusas empezaron a separar sistemáticamente del mundo exterior al político encarcelado: confiscaron su correspondencia y material de escritura, detuvieron a tres de sus abogados e incluyeron a dos más en la lista de personas buscadas, antes de trasladarlo en secreto a una colonia penal de régimen especial en un remoto pueblo por encima del Círculo Polar Ártico, donde casi nunca salió de su régimen de aislamiento. He aquí una cronología de los últimos meses de Navalny que no deja lugar a dudas sobre quién fue responsable de su muerte. Con la debida autorización, Underground Periodismo Internacional reproduce en español el reportaje publicado por el medio independiente ruso Mediazona el pasado 22 de febrero.

Por Alla Konstantinova

Agosto de 2023. De alta seguridad a régimen especial

El 4 de agosto, el Tribunal Municipal de Moscú, en una sesión celebrada en la colonia penal IK-6 de la región de Vladimir, cerca de Moscú, condenó a Alexei Navalny a 19 años de prisión. En ese momento, el político se encontraba en una colonia de alta seguridad en Kovrov. Fue declarado culpable de seis cargos y, según el veredicto, debía cumplir su nueva condena en una colonia de régimen especial.

Sólo hay 30 instalaciones de este tipo en Rusia. Situadas normalmente en zonas remotas, estas prisiones albergan a condenados por delitos violentos graves.

“Estar en este tipo de prisiones, incluso entre condenados a cadena perpetua, es muy peligroso para Navalny. Significa, en principio, que podría ser asesinado, apuñalado o apaleado hasta la muerte sólo por un paquete extra. La gente pierde partidas de cartas o recibe encargos, y puede ser asesinada por un paquete de cigarrillos”, comentó Olga Romanova, fundadora de la fundación Rus Sidyaschaya (Rusia entre rejas).

Septiembre de 2023. Formas de aislamiento

En septiembre de 2023, el Primer Tribunal de Apelación de Moscú confirmó la condena de Navalny.

Al día siguiente de la apelación, el político fue enviado a una célula tipo EPKT, la forma más estricta de confinamiento en solitario que lleva aparejada la prohibición de visitas a largo plazo durante 12 meses. Anteriormente, Navalny había estado 20 veces en una célula llamada SHIZO, la forma algo menos estricta de aislamiento; por ley, este castigo no puede asignarse durante más de 15 días, por lo que fue puesto en libertad e inmediatamente devuelto al aislamiento.

El político demandó a la colonia penal IK-6, intentando impugnar las constantes puestas en aislamiento y las prohibiciones de llamadas y visitas. Ninguna de sus demandas prosperó.

Octubre de 2023. Detención de sus abogados

En la mañana del 13 de octubre, las fuerzas de seguridad llevaron a cabo registros en los domicilios de los abogados de Navalny, Vadim Kobzev, Alexei Liptser e Igor Sergunin. Ese mismo día, los jueces Evgenia Nikolaeva y Elena Lenskaya, del Tribunal Basmanny de Moscú, enviaron a los tres a prisión preventiva, acusados de participar en una comunidad extremista.

Vadim Kobzev ante el tribunal. Foto: Alexandra Astakhova / Mediazona

“Considero que lo que está ocurriendo es, sin duda, una ilegalidad”, comentó Navalny en el Tribunal de Kovrov, participando en la sesión sin sus defensores. “Creo que mis abogados están siendo perseguidos por su actividad profesional. Me han prestado asistencia profesional; sólo en el Tribunal de Kovrov hemos participado en decenas de casos. ¿Por qué los detienen? ¿Por qué reprimen demostrativamente al abogado Kobzev, que tiene tres hijos? ¿O a dos abogados que no trabajan conmigo desde hace más de un año? Todo esto, por supuesto, lo percibo como un espasmo de esta repugnante autoridad”.

El 2 de febrero de 2024, el Ministerio del Interior declaró en búsqueda y captura a otros dos abogados defensores de Navalny: Alexander Fedulov y Olga Mikhailova. Fedulov declaró que había abandonado Rusia en octubre tras la detención de sus colegas. Mikhailova declaró que en aquel momento estaba de vacaciones en Jordania y decidió no regresar a Rusia. El 15 de febrero, el Tribunal de Basmanny detuvo a Fedulov y Mijailova en rebeldía, acusados de participar en una comunidad extremista, porque estaban transfiriendo cartas del político.

Noviembre de 2023. Interrupciones postales

A principios de noviembre, el canal de Telegram de Navalny reveló que 15 de sus cartas habían sido confiscadas, una de las cuales el personal de IK-6 “quemó en un platón de metal”. Dejó de recibir cartas de su mujer y de sus abogados, y poco antes se llevaron el material de escritura de Navalny. Como escribió Ivan Zhdanov, director de la Fundación Anticorrupción, después de esto el político se negó a salir de su celda y los guardias de la prisión emplearon la fuerza con él.

Según la administración de la prisión, las cartas confiscadas hablaban de “preparación para cometer delitos”. Del mismo modo, una declaración para ver a un dentista, entregada por los abogados, también fue confiscada, según informaron sus aliados.

El 15 de noviembre, el Tribunal de Apelación de Segunda Instancia de la Jurisdicción General de Moscú rechazó la denuncia de Navalny sobre la censura en la colonia penal. Para entonces, ya se sabía que los censores no habían permitido tres cartas más: una en papel y dos electrónicas. Según la administración de la prisión, todas ellas, incluidas las electrónicas, “fueron quemadas”.

Diciembre de 2023. Traslado secreto al Ártico

A partir del 6 de diciembre, Alexei Navalny dejó de comparecer por videoconferencia en las sesiones del Tribunal de la ciudad de Kovrov, que debía examinar sus últimas demandas. Los representantes de la colonia alegaron ser “incapaces de arreglar la electricidad”.

Durante el mismo periodo, varios canales de Telegram informaron de que una fuente anónima les había informado: Alexei Navalny “se suicidó en su celda la noche del 6 de diciembre”. El autor del correo electrónico de desinformación, del que (el medio ruso independiente) SOTA publicó una captura de pantalla, afirmaba ser un empleado de la prisión. Los correos se enviaron desde la dirección [email protected], que se hace eco del nombre de un canal de Telegram asociado al canal de Wagner, GREY ZONE. Mediazona también recibió un correo electrónico de este tipo.

En vísperas de su desaparición, Navalny enfermó en la cárcel: el político sufrió mareos que le obligaron a tumbarse en el suelo, según su secretaria de prensa, Kira Yarmysh.

A los abogados de Navalny se les prohibió entrar en la prisión durante ese tiempo, y el 11 de diciembre, la administración anunció que el político ya no figuraba en IK-6. Su lugar exacto de traslado permaneció desconocido durante casi tres semanas: el Servicio Penitenciario Federal (FSIN) sólo informó de que había “abandonado la región de Vladimir”.

El 25 de diciembre, Yarmysh anunció que Navalny había sido encontrado.

“Está en la colonia IK-3 de Kharp, ‘Lobo Polar’, en el Distrito Autónomo de Yamalo-Nenets, una de las colonias penales más septentrionales y remotas en general. Las condiciones allí son duras, con un régimen especial en la zona de permafrost” (donde la corteza terrestre se encuentra congelada en permanencia), explicó Ivan Zhdanov.

Kharp, donde se localiza el centro penitenciario IK-3

Al día siguiente, los detalles del traslado, que duró 20 días, aparecieron en el Twitter de Navalny.

“Me transportaron con tantas precauciones y por una ruta tan extraña (Vladimir-Moscú-Chelyabinsk-Yekaterinburgo-Kirov-Vorkuta-Kharp) que no esperaba que nadie me encontrara aquí hasta mediados de enero. Así que me sorprendí mucho cuando ayer se abrió la puerta de la celda con las palabras: ‘Su abogado está aquí'”, informó el político.
Según Navalny, desde la ventana de su celda podía ver una valla y, para pasear, le llevaron a la celda contigua, pero con nieve en el suelo. “Miro por la ventana, donde primero es de noche, luego de tarde, luego de noche otra vez”, compartió.

Enero de 2024. Una serie de periodos de aislamiento

En su nueva prisión, Navalny fue enviado a aislamiento solitario por primera vez el 9 de enero, inmediatamente después de la cuarentena requerida; según el personal de la colonia penal, “se negó a presentarse correctamente, no responde al trabajo correctivo y no saca las conclusiones necesarias para sí mismo”.

Luego siguieron tres incomunicaciones más por razones igualmente triviales, como que Navalny se presentó incorrectamente o no se puso las manos a la espalda.

En los breves intervalos entre los confinamientos en solitario, el político seguía haciendo apariciones públicas: el 10 de enero, acudió a una sesión del Tribunal de la ciudad de Kovrov por primera vez en un mes. Navalny saludó a los presentes con su característica ironía desafiante: “Señoría, una lágrima, una lágrima corre por mi mejilla, me alegro de verlos a todos. Mi querido Tribunal de Kovrov, mis queridos demandados, defensores y secretario: me alegro mucho de verlos”.

Febrero de 2024. La última visita

El 1 de febrero, Alexei Navalny apoyó la campaña “Mediodía contra Putin”, ideada por el ex diputado de la Asamblea Legislativa de San Petersburgo Maxim Reznik. A quienes se oponen al quinto mandato de Vladimir Putin, Reznik les propuso acudir a los colegios electorales a la misma hora: las 12 de la noche del 17 de marzo.

“Lo más importante es que se trate de una verdadera acción de protesta a escala nacional, no sólo en cada ciudad, sino en cada distrito de cada ciudad”, escribió Navalny.

El 12 de febrero, la administración de IK-3 le permitió visitar a sus padres, un hecho que sólo se conoció tras la muerte del político, cuando Novaya Gazeta citó un post privado de su madre.

“No quiero oír condolencias”, escribió entonces Lyudmila Navalnaya en Facebook. “Vimos a nuestro hijo en la colonia el día 12, durante una visita. Estaba vivo, sano y alegre”.
Durante casi todo el año anterior, Alexei Navalny no pudo visitar a sus familiares.

Vio a sus padres en un breve intervalo entre confinamientos en solitario: el plazo de su tercer internamiento en “Lobo Polar” terminó el 11 de febrero, y fue devuelto a aislamiento por cuarta vez el 14 de febrero. Desde agosto de 2022, Navalny había sido enviado a aislamiento 27 veces, pasando allí un total de 295 días.

15 de febrero. La última sesión del tribunal

El 15 de febrero, un día antes de que el FSIN informara de la muerte de Navalny, éste compareció por última vez a través de videoconferencia ante el tribunal de la ciudad de Kovrov. En un vídeo distribuido por SOTAvision, se puede ver al político bromeando y riendo.

“Señoría, estoy esperando, le enviaré mi número de cuenta personal para que lo llene un poco con su enorme sueldo de juez federal, porque me estoy quedando sin dinero, y gracias a sus decisiones, se acabará aún más rápido. Así que, adelante, envíame un poco”, dijo.

16 de febrero. Reporte de muerte

Un día después, hacia las dos de la tarde del 16 de febrero, el departamento de Yamal del FSIN informó repentinamente de la muerte de Alexei Navalny. Según el departamento, “se sintió indispuesto, perdiendo casi inmediatamente el conocimiento” después de dar un paseo.

“Los trabajadores médicos de la institución llegaron inmediatamente, y se llamó a un equipo de ambulancia. Se llevaron a cabo todas las medidas de reanimación necesarias, que no dieron resultados positivos. Los médicos de la ambulancia declararon muerto al preso. Se está estableciendo la causa de la muerte”, señala el comunicado de prensa.

Imagen de video en la que se ve a Lyudmila Navalnaya, madre del líder opositor ruso Alexei Navalny, abandonando el edificio del Comité de Investigación el pasado 19 de febrero.

Apenas unos minutos después de su publicación, RT, el medio de comunicación estatal, citando a una fuente anónima, escribió que Navalny había muerto a causa de un coágulo de sangre desprendido. Sin embargo, tres días después, los investigadores justificaron su negativa a entregar el cuerpo del político a su familia por la necesidad de realizar una autopsia, que tardaría dos semanas.

En un comentario a Novaya Gazeta, el abogado Leonid Solovyov informó de que su colega visitó a Navalny el miércoles -dos días antes de su muerte- y “todo estaba normal”.

El 22 de enero de 2021, cinco días después de ser detenido en el aeropuerto moscovita de Sheremetyevo a su regreso a Rusia, Navalny escribió que sus planes “no incluyen colgarme de la reja de una ventana, ni cortarme las venas o la garganta con una cuchara afilada” durante su detención.

“Subo las escaleras con mucho cuidado”, añadió. “Me tomo la tensión a diario -en forma como un astronauta- y descarto un infarto repentino. No bebo alcohol ilegal ni me excedo con el (chocolate) Raffaello. Mi estado psicoemocional es absolutamente estable. Sé con certeza que fuera de mi prisión hay mucha gente buena y que la ayuda llegará”.


Esta obra está bajo licencia CC BY-SA 4.0

Views: 36
Otras historias