NUESTRO CÓDIGO ÉTICO

Underground Periodismo Internacional Independiente

No aceptamos publicidad o recursos de gobiernos y estamos alejados de intereses empresariales y proyectos políticos de cualquier tipo.

Nos hacemos responsables de la precisión de nuestro trabajo. Verificamos toda la información de nuestros textos antes de publicarla y usamos fuentes originales siempre que sea posible.

No plagiamos y damos crédito a los generadores de otros contenidos. Identificamos a nuestras fuentes de manera clara para que los lectores puedan juzgar su confiabilidad y motivaciones.

Buscamos aquellas fuentes cuya voz raramente se escucha.

Distinguimos claramente todo contenido patrocinado o de opinión.

A menos que haya una causa excepcional de interés público, o que sea relevante a la historia y no vaya contra su seguridad y bienestar, no publicamos fotografías o declaraciones de menores de edad sin su consentimiento o el de un adulto que lo represente legalmente.

No discriminamos por ninguna razón (por edad, discapacidad, salud mental, identidad sexual, estatus marital o civil, embarazo, grupo étnico, religión o cualquier otra característica que pueda volver a una persona vulnerable a la discriminación).

No haremos referencia a ninguna condición que pueda prestarse a discriminación a menos que sea relevante para la historia.

No incitamos al odio contra ningún grupo.

No identificamos a personas directa o indirectamente implicadas en un proceso judicial y preservamos el anonimato de las víctimas de agresión sexual, salvo el consentimiento expreso de la persona.

Protegemos el anonimato de las fuentes cuando ha sido acordado y cuando la fuente no haya renunciado a ella. No podremos sostener el anonimato cuando la fuente que la solicitó fue abiertamente deshonesta en su actuar.

Tratándose de suicidio o intentos de suicidio no proveemos detalles excesivos del método utilizado ni especulamos sobre los motivos.

No trabajamos un tema si consideramos que existe un conflicto de interés real o incluso si así pudieran percibirlo nuestros lectores.

Fomentamos el diálogo con nuestra audiencia. Explicamos a nuestros lectores las decisiones éticas que tomamos y cómo fue que las tomamos, y los animamos a discutir nuestras prácticas periodísticas, coberturas y contenidos.

Respondemos rápidamente a cualquier inquietud sobre la precisión, claridad o imparcialidad de nuestro trabajo.
Reconocemos nuestros errores y los corregimos.

*Basado en los códigos de IMPRESS del Reino Unido y de la Sociedad de Periodistas Profesionales de Estados Unidos.