Objetos de guerra y piezas robadas en Ucrania llegan a museos rusos

Ilustración: Boris Khmelny / Mediazona

Desde el comienzo de la invasión a gran escala de Ucrania, docenas de museos rusos han organizado exposiciones para honrar la memoria de los soldados caídos. En ellas se exhiben objetos personales y “trofeos”, desde insignias de las Fuerzas Armadas ucranianas hasta metralla de municiones ucranianas, además de monedas conmemorativas y documentos históricos. Una investigación de Mediazona ha revelado que varias de estas exposiciones han sido comisariadas siguiendo directrices del gobierno federal, con el objetivo de presentar una narrativa uniforme de la “operación militar especial”. Además, Rusia posee actualmente miles de piezas y obras, sustraídas ilícitamente durante la ocupación de Jersón. En la actualidad, estos objetos están simplemente almacenados en Crimea, sin clasificar ni catalogar, debido a la falta de los recursos informáticos necesarios. Con la debida autorización, Underground Periodismo Internacional reproduce en español la investigación publicada el pasado 25 de enero por el medio independiente ruso Mediazona, fundado por dos integrantes del colectivo Pussy Riot.

Por Dmitrii Shvets
Fotos: Mediazona


Nikita Nosyrev, de 21 años, de Mozhga, en Udmurtia, Rusia, murió el 29 de marzo de 2022, apenas iniciado el conflicto. En la página web de su universidad figura un burocrático reconocimiento de su muerte: “Así, este joven de corazón cálido, siempre sonriente y lleno de vida se encontró en el infierno de una lucha por preservar la paz en nuestras tierras. Estoy convencido de que estaba en primera línea, entre aquellos que son plenamente conscientes de su responsabilidad…”.

Entre las colecciones del Museo Nacional Kuzebay Gerd de Udmurtia se encuentran 38 posesiones que en su día pertenecieron a Nosyrev: una camisa, ropa interior, varios pares de calzado (meticulosamente catalogados como artículos individuales -izquierdo y derecho-), una aguja de coser, un peine, un cuaderno sin usar y un vaso de un neceser, por nombrar algunos.

Los objetos personales de Nosyrev se exhibieron en la exposición “De héroes de tiempos pasados”, dedicada a los nativos de Udmurtia que participaron en las guerras desde 1812 hasta la invasión de Ucrania. Según goskatalog.rf, “Catálogo del Estado”, un sitio web que recopila información sobre las exposiciones de los museos estatales de toda Rusia, las colecciones se han enriquecido con cientos de objetos similares en el último año y medio.

Larisa Pryalkina, conservadora jefe del Museo de Historia Local de Pyatigorsk, en el sur de Rusia, que también incluye objetos personales de soldados rusos, describe el proceso de adquisición de estas piezas. “Al principio, nos pusimos en contacto con la junta de reclutamiento militar, y luego nos facilitaron los datos de contacto (de los familiares) previo acuerdo. Vinieron y nos trajeron estos objetos”, explica. “Principalmente, pertenecían a los caídos, en cuyo honor se han bautizado calles de la ciudad”.

Polygon (un medio ruso independiente) tomó nota por primera vez en noviembre de 2022 de la incorporación de objetos relacionados con la guerra a las colecciones de los museos. Para entonces, por ejemplo, el Museo de Historia Local de Alexeyevsk, en la región de Belgorod, ya contaba con calcetines pertenecientes a Vadim Rozhkov, fallecido en la guerra. Su director, Grigory Shapovalov, declaró a Mediazona que los familiares de los lugareños fallecidos empezaron a llevar sus pertenencias al museo.

“Algunos imbéciles empiezan a explotar el dolor de la gente sólo para provocar a alguien. Yo digo que hay que castrarlos. Llaman y empiezan a escudriñar, buscando algo que se haya dicho mal en la conversación, y luego sacan a relucir las colecciones del museo. Pero esto es sagrado: una vez que está en un museo, ya no se puede devolver, pasa a ser propiedad del Estado”, dice el director sin rodeos. Al final de la conversación, queda claro que ve riesgos en hablar públicamente de las exposiciones del museo: “Si tienen alguna intención negativa -por Dios, se lo pido-, por favor, no lo hagan, sólo por humanidad”.

No todos los objetos que figuran en el “Catálogo estatal” se exponen al público, y algunos de ellos son bastante desconcertantes. En el Museo Histórico Local Starooskolsky de la región de Belgorod, por ejemplo, se conserva una carta de Masha Shishkina, de 12 años, a un soldado. En esta carta, la colegiala comparte su amor por el ballet, que puede practicar gracias a la protección del soldado. También menciona a su gato, que corre hacia ella cada vez que los helicópteros vuelan cerca. La carta, adornada con dibujos de una gorra con una estrella y un gato sonriente, termina con deseos de buena salud y agradecimiento. Sin embargo, nunca llegó a su destinatario y, en su lugar, fue adquirida directamente por el museo.

Elena Andrusenko, subdirectora del museo, declaró a Mediazona que las cartas formaban parte de una campaña realizada en toda la ciudad, en la que los trabajadores del museo solicitaron conservar algunos de los mensajes de los niños para su colección. Andrusenko señaló que también tienen cartas que llegaron a los soldados y fueron devueltas a la región de Belgorod a través de “amigos del museo: los cosacos”.

Otro artículo llamativo destinado al frente pero que acabó en un museo es la ropa interior verde ácido con mariposas, parte de la “ayuda humanitaria enviada a la zona de la Operación Militar Especial” (OME). El Parque de Mi Historia de Sarátov, donde el objeto figura en el “Catálogo estatal”, no respondió a nuestras preguntas.

El Museo Pushkin de Moscú conserva un casco militar con un retrato pintado del poeta. El Museo Yelabuga (Tatarstán) conserva guiones de ceremonias funerarias militares y una copia impresa de una noticia de RIA Novosti (medio estatal ruso) titulada “(El jefe de la república, Rustam) Minnikhanov promete el máximo apoyo a los participantes en la OME de Tatarstán”. La colección del Museo Histórico y de Lore Local del Gobernador de Oremburgo incluye ahora un folleto de reclutamiento del Grupo Wagner y un panfleto del Movimiento de Liberación Nacional, en el que se quejan de la “quinta columna” que impide a Rusia plantear una “amenaza real” a Estados Unidos, y llaman a purificar el país de los “traidores”. El museo no pudo explicar a Mediazona cómo se adquirieron estos objetos.

Docenas de objetos expuestos en el “Catálogo del Estado” están etiquetados como “trofeos”, principalmente fragmentos de municiones ucranianas y parches de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Por ejemplo, en el Museo de Historia Militar de la Flota del Pacífico hay un parche en el que se lee “Buque de guerra ruso, vete a la mierda”.

Algunos objetos de las colecciones de los museos rozan el pillaje. El Museo Regional de Historia Local de Saratov tiene varias cartas enviadas en 1945 por un soldado del frente, Shulzhenko, a su familia en Donbas, en el pueblo de Lozove. Situada cerca de la frontera de la parte ocupada de la región de Luhansk hasta la invasión total en 2022, fue capturada en las primeras semanas del conflicto. Un empleado del museo reveló que las cartas fueron encontradas “en el suelo” por un soldado ruso de permiso, que se las dio a su mujer, y ella a su vez las donó al museo.

Otro ejemplo es una moneda conmemorativa de una grivna (moneda ucraniana), emitida con motivo de la Eurocopa de fútbol de 2012, organizada por Ucrania y Polonia. El museo respondió que la moneda fue donada a su colección por el activista local Sergey Shestakov, con quien Mediazona no pudo ponerse en contacto.

Exposiciones autorizadas por el Estado

En abril de 2023, Vladimir Putin ordenó la creación de museos relacionados con la guerra de Ucrania y la adquisición y transferencia de “elementos relacionados con la operación militar especial” a los profesionales de los museos. Bajo los auspicios de la Sociedad Histórica Rusa (presidida por Sergei Naryshkin, director del Servicio de Inteligencia Exterior y destacado crítico de Occidente entre los funcionarios rusos), se creó un grupo intermuseos dentro del Ministerio de Cultura para buscar objetos expuestos.

Éstos se exhiben en grandes exposiciones itinerantes con títulos como “Nazismo cotidiano” o “Fieles Z”. La Sociedad Histórica Rusa declinó poner en contacto a Mediazona con cualquier persona implicada en la búsqueda de posibles exposiciones, argumentando que la publicación en un medio de comunicación declarado “agente extranjero” en Rusia (como Mediazona) sería ilegal (lo que no es cierto).

Tatyana Shandra, directora del Museo de Historia Local de Jersón durante la ocupación rusa, realizó esfuerzos similares. Cuando las fuerzas rusas abandonaron la ciudad, Desyatova, junto con parte de los objetos expuestos, se trasladó a Geníchesk.

“Visitas instituciones, conocidos, desconocidos, recopilas información, realizas entrevistas. Si se entregan objetos, deben ir acompañados de una historia: coger un casco es una cosa, no tendrá mucho valor; pero si perteneció a un soldado concreto de una compañía determinada, eso sí es valioso, porque necesitamos contar la historia de la unidad, el acontecimiento en el que participó el soldado. Es un proceso largo, una recopilación sistemática para el futuro. Tenemos previsto seguir añadiendo y evolucionando; aún esperamos volver a Jersón, ya que las instalaciones que puede ofrecernos Geníchesk no son del todo adecuadas”, confía Shandra.

Además, ya están abiertos 24 parques multimedia titulados “Rusia, mi historia” en todo el país. Por ejemplo, en la sucursal de Saratov de este parque se expone actualmente ropa interior destinada a los soldados del frente. Las páginas web de estos parques hacen un llamamiento a los voluntarios para que ayuden a tejer redes de camuflaje. También se están creando sucursales en los territorios ocupados: a la inauguración del parque de Melitopol asistió Sergey Kiriyenko, Primer Jefe Adjunto del Estado Mayor de la Administración del Presidente (Putin).

Parece probable que numerosas exposiciones de museos regionales relacionadas con la invasión de Ucrania también se crearan bajo la directiva de Putin. Mediazona obtuvo documentos internos del Museo de Historia Local de Surgut, en el norte de Rusia, que en octubre inauguró la exposición “Héroes de la tierra de Surgut”. Estos documentos incluyen presupuestos, memorandos oficiales y directrices del Ministerio de Cultura y de la Sociedad Histórica Rusa para la creación de exposiciones temáticas.

Contienen recomendaciones sobre los objetos que deben exponerse: objetos personales de soldados rusos, banderas de unidades ucranianas, trofeos de armas, así como “juguetes infantiles con huellas de sangre, juguetes dañados”, “objetos religiosos rotos y dañados: imágenes, lámparas, mantas de símbolos” y otros “objetos domésticos que dan testimonio de la catástrofe humanitaria”. A estos artículos les siguen detalladas reseñas históricas con una interpretación prorrusa de la historia de Ucrania y del Donbás desde finales del siglo XIX, aproximadamente la época en que se fundó la Donetsk moderna.

La propia exposición de Surgut consiste en retratos de residentes locales que murieron durante la invasión de Ucrania, montados en caballetes. Entre los documentos internos se encontraba este archivo de texto: “¡Buenos días, Ksenia Olegovna! Mientras trabajaba en la lista para el proyecto “Héroes de Rusia”, se descubrió que algunos combatientes del Grupo Wagner fueron reclutados para la Operación Militar Especial desde lugares de reclusión, donde cumplían condena por delitos cometidos. Esta información está disponible públicamente en Internet y podría provocar una reacción pública negativa. Adjunto la lista con las biografías”.

De hecho, un empleado meticuloso adjuntó a las fotografías de siete fallecidos que llegaron al Grupo Wagner procedentes de prisiones, sus breves biografías. Primero, la parte oficial (“nació-estudió-trabajó-murió-fue enterrado”); luego un resumen de la sentencia extraída de los expedientes judiciales:

“Alexander Vladimirovich Kovyazin aparece en los registros judiciales en relación con dos causas penales. El primer caso se refería a un robo y fue juzgado en el Tribunal de la ciudad de Surgut en 2019. El acusado fue condenado a dos años de libertad condicional. La segunda causa penal se abrió por causar lesiones corporales graves. Según consta en el veredicto del Tribunal de la ciudad de Surgut, Kovyazin golpeó brutalmente a su pareja por animadversión personal.”

A pesar de la preocupación de uno de los organizadores, se siguieron exponiendo los retratos de los condenados. La iniciativa de celebrar la exposición partió del alcalde de la ciudad, Andrei Filatov, que pasó la orden al departamento local de cultura. Numerosos medios de comunicación locales informaron de la inauguración de la exposición, y algunos declararon directamente: “La idea del proyecto partió de la administración municipal”.

Efectos personales de la cultura escita

Las piezas más valiosas incorporadas a las colecciones de los museos rusos fueron robadas de Jersón. Durante la ocupación, se nombraron directores prorrusos en museos y otras instituciones. Cuando el ejército ruso se retiró de la orilla derecha de la región el pasado otoño, se organizó la evacuación de las exposiciones de al menos dos museos regionales: el de arte y el de historia local. Una parte de estas exposiciones se encuentra ahora en Crimea, según confirmó Andrey Malgin, director del Museo Central de Tavrida, el pasado diciembre.

“Nos limitamos a almacenarlas; las preguntas sobre su futuro destino deben dirigirse a la dirección del Museo de Arte Regional de Jersón”, declaró a Mediazona, refiriéndose a la dirección designada por Rusia.

La autoridad es Natalya Desyatova, que admite que su formación es en educación musical y que su experiencia con los museos se limitaba a las visitas. Las autoridades locales se refirieron a ella como cantante del café Teatralnoye. Está sancionada por Estados Unidos y la Unión Europea por el robo de las obras expuestas.

“Cuando ocurrieron los memorables sucesos de febrero, la directora (Alina) Dotsenko, que era proucraniana, huyó. Buscaban a alguien que se hiciera cargo; nadie quería, así que me involucré, aunque no soy… bueno, soy una persona de cultura de todos modos”, explica Desyatova. “Y todo iba bien, de no ser por esta evacuación. Empezó el trabajo con el personal, a pesar de la presencia de los “ayudantes” que informaban a Dotsenko. Ahora son héroes de Ucrania, ja, ja, ja… Pero había poco personal”.

Desyatova recuerda la “evacuación”, señalando que los dirigentes rusos ni siquiera le avisaron de la necesidad de marcharse: “Me fui el 12 de noviembre, cuando los ucranianos ya estaban en la ciudad. Los objetos expuestos fueron trasladados por orden de Saldo, pero, de nuevo, no hubo ninguna orden formal, ni material de embalaje. Cuando empezó a cundir el pánico, por suerte, aparecieron los colegas de Crimea, como el director de Tavrida, el representante del Ministerio de Cultura de Crimea Patrushev… no recuerdo su cargo exacto”.

Desyatova y sus colegas de Crimea prepararon el robo de las obras del Museo Regional de Jersón “día y noche”. La última carga, recuerda, ocurrió el 9 de noviembre, cuando “gente con uniforme militar” vino a llevarse obras del siglo XIX que necesitaban restauración. “Me resistí durante mucho tiempo a la responsabilidad material. Imagínese, viene alguien y se las entrego. ¿Adónde se lo llevará todo? Ni siquiera puedo verle los ojos, podría ser cualquiera”, se lamenta Desyatova. “Escribir un pedido son diez minutos de trabajo, escanearlo y enviármelo por Telegram. Me han salido canas”.

Según las autoridades ucranianas, los rusos robaron 15.000 piezas del museo de arte. Se realizó un registro en el domicilio de la especialista del museo Anna Skripka, presumiblemente en busca de soportes electrónicos con la base de datos del museo, pero estaban bien escondidos. Entre lo robado había cuadros de Ivan Aivazovsky, Alexei Savrasov, Konstantin Makovsky, Vasily Polenov, Mikhail Zhuk.

El saqueo de la colección del museo de historia local fue aún mayor: más del 80% de los objetos expuestos, incluidos oro y plata del pueblo escita, así como armas y monedas antiguas, fueron llevados a Crimea, afirman los trabajadores del museo.

Del personal, según Desyatova, dos miembros se trasladaron a territorios controlados por Rusia; ellos tienen su base en Geníchesk y ya participan en seminarios entre museos. Desyatova dice que desde 2014 “vivía como bajo tierra”, sintiendo “la peste de (Stépan) Bandera (un héroe ucraniano) en la piel”.

“Incluso asisten a nuestros seminarios y nos hacen fotos. ¿Por qué nos fotografían?”, dice. “Me hace fotos con su teléfono y se las envía a sus amigos del mismo Museo de Historia Local de Jersón”.

El museo no disponía de un espacio equipado para actividades expositivas, ni siquiera de un ordenador para catalogar las piezas, por lo que Goskatalog.rf aún no incluye artículos de los museos de Jersón. Pero, asegura Desyatova, se está trabajando en ello.

El museo de historia local, cuyas exposiciones también fueron transportadas a Crimea junto con la administración prorrusa, tampoco recibió un ordenador ni un edificio en Henichesk. A diferencia del museo de arte, dice, sólo consiguieron trasladar una pequeña parte de las exposiciones a territorio controlado por Rusia. Algunos objetos resultaron dañados durante la carga. Según ella, está previsto declarar desaparecidas las exposiciones que permanecen en Ucrania, pero ni siquiera las robadas se han subido al “Catálogo Estatal”.

“Es difícil subir objetos a un catálogo electrónico cuando no hay ordenadores. Tenemos un ordenador personal para una sola persona, y la mayoría de las veces trabajamos desde teléfonos”, explica. “El catálogo electrónico no se actualizará pronto, la mayoría es papel. Todo está listo para empezar a trabajar, sólo esperamos la financiación”.

Las sucursales del museo de historia local en Geníchesk, Skadovsk y Kajovka siguen bajo control ruso. Allí, continúa Shandra, “debería haber ordenadores”, pero la mayoría del personal tiene más de 70 años.

Sin embargo, incluso en estas circunstancias, el museo tiene la intención de abrir una “exposición dedicada a la Operación Militar Especial”. “Por ahora, en teoría, se trata de una sala del cine-teatro ‘Rusia'”, aclara Shandra. Se encuentra en la calle Tsentralnaya, 3. Antes de la ocupación, era el cine “Ucrania”.

Esta obra está bajo licencia CC BY-SA 4.0

Views: 13
Otras historias