Memorial, el grupo de derechos humanos más antiguo y destacado de Rusia que Putin clausuró

20 minutos de tiempo de lectura

El pasado 29 de diciembre, una corte de Moscú ordenó el cierre del Centro de Derechos Humanos Memorial. Un día antes, su organización matriz, la prestigiosa Memorial Internacional, recibió la misma orden pero del Tribunal Supremo de Rusia. La razón oficial en ambos casos fue que esas ONG se habían negado sistemáticamente a identificarse por escrito -en sus sitios de internet y en sus documentos- como “agentes extranjeros”, tal como lo obliga una ley de 2012 concebida por el régimen de Vladimir Putin para estigmatizar organismos de la sociedad civil, medios y activistas incómodos que perciben algún tipo de financiamiento externo. Ambos fallos fueron apelados y, de ser necesario, Memorial advierte que llevará sus casos a la Corte Europea de Derechos Humanos. 

¿Cuál es la historia de Memorial? ¿Qué importancia tiene en el combate contra el autoritarismo en Rusia? ¿Por qué su cierre forzado levanta tanta indignación por parte de los defensores de derechos humanos del mundo entero?

Con la debida autorización, Underground presenta en español un reportaje que sobre el tema fue publicado el 1 de diciembre pasado por Meduza, un portal independiente ruso que opera desde Letonia y que, a su vez, en abril de 2021 fue declarado “agente extranjero”.

Enero  9 / 22


Mucha gente asocia a Memorial con el estudio del periodo del Gran Terror de Josef Stalin. Pero durante más de 30 años, esta organización también ha llevado a cabo una labor crucial en materia de derechos humanos, además de preservar la memoria de las víctimas de las represiones políticas de la era soviética.

El personal de Memorial ha desempeñado un papel fundamental en todo tipo de actividades, desde las negociaciones con rehenes hasta la ayuda a refugiados y presos políticos. Sin embargo, en noviembre de este año, la Fiscalía General de Rusia procedió a liquidar la organización matriz del grupo, Memorial International, por presunta violación de la legislación del país sobre “agentes extranjeros” al no incluir las menciones obligatorias que deben llevar sus materiales públicos (marcar su condición de “agentes extranjeros”). En esta breve historia, Meduza repasa la vida y el trabajo de la organización de derechos humanos más antigua y destacada de Rusia.

Piedra Solovetsky en la Plaza Lubianka de Moscú – Wikipedia



En 1987, cuando la Unión Soviética ya había iniciado reformas a gran escala, un grupo de jóvenes economistas de Moscú y Leningrado (actual San Petersburgo) organizó en la capital un club sociopolítico llamado “Perestroika”. Esta plataforma de debate para los defensores del cambio atraía regularmente a varios cientos de personas, que se reunían en una enorme sala del Instituto Central de Matemáticas Económicas. Sus discusiones iban más allá de la economía, profundizando en los defectos del sistema soviético en su conjunto.

“En los discursos a los que asistí, el tema de la represión surgió quizá la mitad de las veces. Estaba claro que eso era lo más interesante e importante. Quedó claro que dentro de esta gran audiencia de 400-500 personas había un número suficiente de personas que, como yo, querían otra cosa. Hablamos y estuvimos de acuerdo en que las represiones eran nefastas. Estuvimos de acuerdo en que había que hacer algo para que esto no volviera a ocurrir”, recordó la actual directora ejecutiva de Memorial, Elena Zhemkova.

Un día, tras una reunión ordinaria del Club de la Perestroika, alguien sugirió que quien quisiera se quedara un poco más, y así el grupo que se convertiría en Memorial tuvo su primera reunión.

La KGB no puso obstáculos

Una de las primeras iniciativas de la organización fue crear un monumento a las víctimas de la represión política en la Unión de Repúblicas Socialistas Socialistas (URSS). En seis meses, los activistas habían reunido varios cientos de miles de firmas de apoyo. Para entonces, ya habían decidido que no sólo era necesario un monumento, sino todo un complejo conmemorativo, con un museo, un archivo y una biblioteca.

En junio de 1988, se celebró una concentración cerca del Palacio de los Deportes del Dynamo, en Moscú, en la que se pedía un monumento a las víctimas de la represión. Era la primera vez que Andrei Sájarov -símbolo viviente del movimiento soviético de derechos humanos- hablaba ante una multitud así. Los disidentes experimentados habían unido sus fuerzas a las de los jóvenes activistas (incluso ayudaron a organizar los mítines). Y en un año el movimiento se había expandido más allá de la capital, con sucursales en Krasnoyarsk, Novosibirsk, Kharkov (ahora Kharkiv, Ucrania), Voronezh, Tomsk y otras ciudades.

Los futuros miembros de la junta pública de Memorial fueron elegidos abiertamente. Los voluntarios de guardia en la plaza Pushkin de Moscú invitaban a todos los transeúntes a proponer su propio candidato. El consejo se formó con aquellos cuyos nombres surgieron con más frecuencia. Al final, más de 20 personas formaron parte de la lista, entre ellos Vitaly Korotich (redactor jefe de Ogoniok, una revista muy popular en la época de la Perestroika), Yuri Afanasyev (futuro rector de la Universidad Estatal Rusa de Humanidades), el poeta Evgeny Yevtushenko y el político Boris Yeltsin.

Andrei Sájarov aceptó ser presidente de la organización, aún no registrada. Pero Memorial no obtendría el estatus oficial hasta un año después, tras la muerte del famoso disidente. Durante mucho tiempo, las autoridades se negaron a registrar Memorial, alegando diversos pretextos. Según la conocida historia, en el funeral de Sájarov, en diciembre de 1989, el líder soviético Mijaíl Gorbachov dijo a su viuda, Elena Bonner: “Pensaremos en cómo perpetuar su memoria”. “No hace falta pensar, registre Memorial”, respondió ella.

Un mes después, las autoridades registraron primero la oficina de Moscú y luego el conjunto de asociaciones. Y pronto apareció también un monumento a las víctimas de la represión política: una piedra que los activistas de Memorial habían traído del remoto campo de prisioneros de Solovki. La piedra Solovetsky se instaló en la plaza Lubyanka, justo enfrente de la sede de la KGB, el Comité de la Seguridad del Estado. El Sóviet de Diputados del Pueblo de Moscú aprobó la ubicación.

“Es difícil de imaginar ahora, pero (a finales de la década de 1980 y) en la década de 1990 la KGB no puso ningún obstáculo en (nuestro) camino. Los empleados del servicio (de seguridad) temían seriamente la depuración y la prohibición de su profesión. En aquella época, se discutía en la sociedad la necesidad de juzgar al KGB”, recuerda el historiador y empleado de Memorial Sergey Bondarenko.

El monumento se inauguró el 30 de octubre de 1990, Día de la Memoria de las Víctimas de la Represión Política, ofreciendo a los familiares de las víctimas del Terror un lugar para llevar flores y honrar la memoria de sus seres queridos.

Con el tiempo, Memorial consiguió realizar sus primeros objetivos, creando un museo, un centro de investigación y una biblioteca. La colección del museo se compone de objetos personales que pertenecieron a los presos políticos (donados por sus familiares). Memorial comenzó a exponer su colección a finales de la década de 1980.

El trabajo de investigación de Memorial incluye la actualización constante de una base de datos de víctimas de la represión política de la era soviética; actualmente incluye más de tres millones de registros. Según las estimaciones de Memorial, alrededor de 12 millones de víctimas del terror político en toda la antigua URSS deberían ser rehabilitadas legalmente.

De la historia a los derechos humanos

Aunque Memorial fue concebido originalmente como una organización educativa, sus miembros pronto se dieron cuenta de que no podían limitarse a estudiar el pasado e ignorar las realidades políticas del presente.

“Bajo el mandato de Gorbachov se empezó a liberar a los que estaban encarcelados por cargos políticos evidentes, pero seguían existiendo ‘presos en el límite’. Algunos, como hoy, fueron procesados por delitos fabricados”, explica a Meduza Oleg Orlov, activista de derechos humanos y empleado de Memorial. “Empezamos a ocuparnos de estos presos políticos, cotejando listas, apelando a la fiscalía, realizando protestas: esta fue la primera ruta de derechos humanos de Memorial”.

El Centro independiente de Derechos Humanos Memorial se fundó en 1991. Su trabajo se amplió constantemente: además de los presos políticos, los activistas de Memorial comenzaron a ocuparse de los conflictos militares contemporáneos, elaborando informes desde los puntos calientes.

Durante la primera guerra de Chechenia (1994-1996), el personal de Memorial trabajó sobre el terreno en Chechenia, funcionando de hecho como sustituto de la oficina del Comisionado de Derechos Humanos de Rusia, recuerda Oleg Orlov. “Estábamos en la zona de conflicto desde 1994. Supervisábamos el cumplimiento de los derechos humanos, hablábamos con los militantes (chechenos), los militares (rusos) y la población civil. Redactamos informes sobre lo que estaba ocurriendo y, por supuesto, intentamos conseguir la liberación de prisioneros y rehenes”, explica.

Un sacerdote (izquierda) y un campesino después de su arresto en 1932 por el NKVD, la policía secreta soviética, por supuestamente oponerse a la colectivización de las granjas y las industrias madereras en la región de Komi – memorial.org



Oleg Orlov, de Memorial, formó parte del grupo de negociadores enviado durante la crisis de los rehenes del hospital de Budyonnovsk, en junio de 1995. Al final, la mayoría de los rehenes fueron liberados, pero los militantes exigieron varios autobuses para poder regresar a Chechenia. Durante unos días más, 139 rehenes voluntarios permanecieron con los terroristas, actuando como “escudos humanos”; Orlov era uno de los voluntarios.

“No importa que los terroristas hayan podido escapar. Atraparlos era tarea de las fuerzas de seguridad. Pero los niños (retenidos como rehenes en) ese ataque terrorista sobrevivieron, y muchos de ellos tienen ahora sus propios hijos”, afirma el defensor de los derechos humanos.

Orlov siguió trabajando en el Cáucaso tras el final de la guerra. A partir de la primera guerra de Nagorno-Karabaj, a principios de la década de 1990, el personal de Memorial visitó todas las zonas de conflicto de la antigua Unión Soviética.

Los activistas del grupo de derechos humanos también se dedicaron a ayudar a los civiles desplazados por estos conflictos. En 1996, Memorial creó un programa de ayuda a los inmigrantes y refugiados bajo la dirección de la activista Svetlana Gannushkina. En la actualidad, la red de Migración y Derecho de Memorial cuenta con 33 centros de acogida en toda Rusia. El flujo de refugiados que huyen de la guerra se ha ralentizado con el tiempo, pero la organización sigue trabajando duro, centrando sus esfuerzos en ayudar a los migrantes laborales que se enfrentan a condiciones extremas en Rusia.

Presión creciente

Los primeros años de la década de 1990 fueron quizás el único período relativamente pacífico de la historia de Memorial. Al día de hoy, algunos activistas de derechos humanos rusos consideran esos años como una “época dorada”, dice Sergey Bondarenko, de Memorial; una época en la que los legisladores les escuchaban y las fuerzas de seguridad accedían a cooperar.

La presión sobre Memorial aumentó rápidamente en la década de 2000, especialmente en el Cáucaso Norte ruso. En 2007, Oleg Orlov, de Memorial, y los periodistas de REN TV fueron secuestrados en un hotel de Ingushetia y golpeados. El crimen se atribuyó a “fuerzas destructivas” no especificadas; no se presentaron cargos. En 2009, la defensora de los derechos humanos Natalya Estemirova fue secuestrada y asesinada en Chechenia. Nunca se encontró a los autores, pero Memorial está convencido de que las autoridades chechenas estuvieron detrás del asesinato.

La presión no ha cesado desde entonces. Hace apenas unos años, el director de la oficina de Memorial en Chechenia, Oyub Titiyev, fue detenido por presunta posesión de drogas. Una semana después de su detención, la oficina de Memorial en la vecina Ingushetia fue incendiada. El grupo de derechos humanos decidió cerrar su oficina en Chechenia por razones de seguridad.

Tras el inicio del tercer mandato presidencial de Vladimir Putin, la batalla contra Memorial y otras organizaciones de derechos humanos se convirtió en parte de la política estatal en Rusia. La ley sobre “agentes extranjeros” se adoptó en 2012; el Centro de Derechos Humanos Memorial fue incluido en la lista negra de “agentes extranjeros” un año después. Su organización matriz, Memorial International, recibió una bofetada como “agente extranjero” en 2016. (En septiembre de 2021, el Ministerio de Justicia de Rusia designó al grupo de vigilancia OVD-Info –que provee asistencia legal a quienes son arrestados en protestas políticas– como “agente extranjero” por haber recibido financiación de Memorial).

En 2020, el jefe de la oficina de Memorial en Carelia, el historiador Yuri Dmitriev, fue condenado a 13 años en una colonia penitenciaria de máxima seguridad tras ser declarado culpable de agresión sexual contra una menor. Memorial sostiene que el caso contra Dimitriev es inventado y tiene una motivación política.

La oficina de Memorial en Moscú fue asaltada en octubre de 2021, durante la proyección de una película sobre el Holodomor (la gran hambruna de 1932-1933 que mató a entre siete y 10 millones de personas en la Ucrania soviética). La policía que llegó al lugar de los hechos encerró a los asistentes dentro del edificio e hizo que cada persona declarara cómo se había enterado de la proyección de la película. Según Memorial, los “atacantes” fueron simplemente liberados.

Un mes más tarde, la fiscalía procedió a la liquidación de Memorial International, acusando a la organización de derechos humanos de violar la legislación rusa sobre “agentes extranjeros”, en particular, por no incluir los descargos de responsabilidad obligatorios en sus materiales públicos.

Cráneos con disparos de bala de presuntos prisioneros políticos en un campo de concentración en Krasnoyarsk en los años 20 – memorial.org



Además de la Piedra de Solovetsky en la plaza Lubyanka, Moscú cuenta ahora con un segundo monumento que conmemora a las víctimas de la represión política de la era soviética. El Muro del Dolor, situado en la intersección del Anillo de los Jardines y la Avenida del Académico Sájarov, fue inaugurado solemnemente el 30 de octubre de 2017 por el presidente Vladímir Putin y el patriarca de Moscú Kirill.

“Las listas de presos políticos se han convertido en un rasgo familiar del paisaje (político), y se inaugura un Muro del Dolor por la persona que ha estado creando este paisaje durante 18 años”, comentó entonces la directora ejecutiva de Memorial International, Elena Zhemkova.

Los activistas de derechos humanos advierten que las autoridades rusas quieren establecer un monopolio sobre todos los temas sensibles. “Desgraciadamente, el gobierno pretende subyugar las esferas peligrosas”, afirma Sergey Bondarenko, de Memorial. “Puede haber memoria. Pero no se debe incluir a ninguna organización independiente, (no gubernamental). Todo debe ser controlado por las autoridades”. (Traducción: Marco Appel/Underground Periodismo Internacional)

meduza.io ©️

Copyright ©️ Todos los derechos reservados para Underground | Periodismo Internacional. Queda prohibida la publicación, edición y cualquier otro uso de los contenidos de Underground sin previa autorización.

Quizá también te interese

Europol
Front 242
ONU
Zero Waste Europa
COP26
Google Cloud Platform
DÍA DE MUERTOS EN BRUSELAS: HISTORIA DE UN ÉXITOVALENTIN BOUCQ
Underground Periodismo Internacional guerra drogas Filipinas Duterte
Underground Periodismo Internacional Filipinas narcotráfico Hannah Reyes
Underground Periodismo Internacional Pandemia abuso laboral textil
Underground Periodismo Internacional mexicanos violencia El Bronx
Underground Periodismo Internacional cirugías transgénero comunidad LGBTIQ+
Drogas Afganistán Metanfetamina Efedra
EZLN Europa Bernard Duterme Underground Periodismo Internacional
Underground Periodismo Internacional Entrevista Mona Lisa von Allenstein
Underground Periodismo Internacional Artículo 19 ONG AMLO Entrevista Jean-Paul Marthoz
Underground Periodismo Internacional Médor GBL droga
underground-periodismo-internacional-Teun-Voeten-narcoviolencia-marco-appel
underground-periodismo-internacional-extinction-rebellion-cambio-climatico-yetlaneci-alcaraz
underground-periodismo-internacional-jovenes-sueños-rotos-pandemia-octavio-guzman
underground-periodismo-internacional-japon-ancianos-prision-josep-solano
underground-periodismo-internacional-jovenes-sueños-rotos-pandemia-futbol-yetlaneci-alcaraz
underground-periodismo-internacional-iran-8m-mujeres
underground-periodismo-internacional-un-violador-en-tu-camino-Yetlaneci-Alcaraz
underground-periodismo-internacional-violencia-policial-francesa-Valentin-Gendrot
underground-periodismo-internacional-transparencia-INAI-mexico
underground-periodismo-internacional-Italia-latinoamericanos-COVID
Underground Periodismo Internacional Pandemia COVID-19
Underground Periodismo Internacional Ucrania Mariya Horpynych