Un año sin Ricardo y Antonio

El 15 de enero de 2023 los dos activistas y defensores de derechos humanos fueron levantados en una carretera en Colima, México. Desde Alemania, organizaciones apoyan la exigencia de familiares para la aplicación de un mecanismo internacional de recuperación humanitaria.

BERLÍN, Alemania.– El 15 de enero de 2023 el profesor y líder comunitario Antonio Díaz Valencia y el abogado defensor de derechos humanos Ricardo Lagunes Gasca fueron víctimas de desaparición forzada cuando se trasladaban en una carretera que comunica Michoacán con Colima. Ambos activistas viajaban en una camioneta de regreso a sus hogares luego de haber sostenido reuniones de trabajo en la comunidad de Aquila, Michoacán, en donde trabajaban con comuneros para defender su derecho la representación en un conflicto que implicaba a la minera transnacional Ternium. 

Un año ha pasado desde su violenta desaparición forzada -la camioneta en la viajaban fue encontrada con disparos de bala- y de su paradero no se sabe nada. Por ello, familiares de ambos, junto con organizaciones de la sociedad civil mexicana e internacional, exigirán al Estado mexicano este lunes 15 -en una acción mundial que durará una semana- que cumpla con su obligación de buscar e investigar la desaparición de los defensores de derechos humanos. 

“Como abogada internacional de la familia, creo que hasta que ellos no aparezcan el balance siempre va a ser negativo. Las recomendaciones internacionales han sido muy claras en cuanto a cuáles son las obligaciones: buscar e investigar, (pero) la realidad de México nos tira hacia  una fragmentación de la investigación y la búsqueda y nos encontramos atrapados en el laberinto que todos los familiares de desaparecidos tienen: a pesar de la atención internacional, de las recomendaciones de la Organización de Naciones Unidas, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de la solidaridad internacional, que no es poca, vemos que todavía ni siquiera contamos con un plan integral de búsqueda”, denunció en entrevista con Underground Periodismo Internacional Alejandra Gonza, abogada internacional de las familias de Ricardo Lagunes y Antonio Díaz.

La también directora de Global Rights Advocacy, organización con sede en Seattle especializada en el uso de mecanismos internacionales de protección a derechos humanos, recordó que en noviembre pasado la familia de Ricardo Lagunes viajó a Washington en donde- en conversación con el Estado mexicano, con la mediación de la Comisión Interamericana y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas- solicitó activar el mecanismo de recuperación humanitaria que permita conocer la verdad de lo que pasó con ambos activistas. 

“Lo que la familia pide es encontrarlos lo más rápidamente posible y recuperarlos de forma humanitaria. ¿Y qué significa eso de forma humanitaria? Es llegar a la verdad de lo que pasó aún cuando no lleguemos a la justicia de la responsabilidad penal con lo difícil que es eso. Por eso se le pide al Estado que utilice todos los mecanismos alternativos que puede llegar a tener en sus manos para acceder a esa información”, explicó Gonza.

Alejandra Gonza, directora ejecutiva de Global Rights Advocacy

La desaparición forzada de Ricardo Lagunes y Antonio Díaz se ha convertido en un caso emblemático pues ha dejado al descubierto la inoperancia de un Estado mexicano que se encuentra rebasado y con falta de voluntad política para dar respuestas certeras a los familiares. 

“Es evidente que se necesitan los peritos independientes al Estado que tengan acceso completo a todos los expedientes y que puedan ser esta mirada que integre todo lo que está desperdigado en tantos expedientes y en tantas jurisdicciones y haga este puente entre la investigación y la búsqueda, proponiendo y recomendando los siguientes pasos a dar. Lamentablemente nos encontramos en que tanto la búsqueda en vida como la búsqueda forense están bastante paradas y lentas”, aseguró. 

Como ejemplo Gonza señala el hecho de que luego de la desaparición de Lagunes y Díaz se han encontrado tanto en Michoacán como en Colima, en las regiones aledañas donde se dio su desaparición, fosas clandestinas con cuerpos y restos humanos que hasta la fecha han sido imposibles cotejar con las características de ambos hombres. No existe un trabajo de búsqueda e investigación integral que conduzca a resultados de ningún tipo, lamentó. 

Organizaciones internacionales, como la Coordinación alemana por los derechos humanos en México y la Coalición (alemana) contra la desaparición,  también se pronunciaron con motivo de este primer aniversario. En un comunicado de prensa, la coordinadora de la Coordinación Alemana de Derechos Humanos México, Françoise Greve aseguró que “el gobierno alemán también debería apoyar la búsqueda consecuente de los dos defensores de los derechos humanos desaparecidos y el establecimiento de un mecanismo internacional (de recuperación humanitaria)”. 

Incluso señaló que tal mecanismo también podría utilizarse en otros casos y facilitar la búsqueda de las más de 110.000 personas que ya han desaparecido en México. 

Este 15 de enero la familia de los dos defensores de la tierra convocan a una jornada mundial para que desde cualquier lugar del mundo se recuerde del 14 al 21 de enero a Ricardo Lagunes y Antonio Díaz, se visibilice su caso y se exija al Estado mexicano y a la empresa Ternium su localización.


Conoce los perfiles de Ricardo Lagunes y Antonio Díaz en voz de sus familiares y amigos y entérate del rol que ha jugado Europa y sus diversas organizaciones civiles para visibilizar el caso a nivel internacional. ¡Escucha el podcast!


Patrocinio

Copyright ©️ Todos los derechos reservados para Underground Periodismo Internacional. Queda prohibida la publicación, edición y cualquier otro uso de los contenidos de Underground sin previa autorización.

Otras historias
Leer más

Un año sin Ricardo y Antonio

El 15 de enero de 2023 los dos activistas y defensores de derechos humanos fueron levantados en una carretera en Colima, México. Desde Alemania, organizaciones apoyan la exigencia de familiares para la aplicación de un mecanismo internacional de recuperación humanitaria.