Cómo el Estado policial de Putin expone a Rusia a atentados terroristas

Con el permiso correspondiente, Underground Periodismo Internacional reproduce en español el siguiente texto de opinión publicado por Radio Free Europe/Radio Liberty el 23 de marzo último
Los terroristas de la sala de conciertos de Moscú. Foto: Captura de pantalla.

Por Steve Gutterman*


Una semana después de las últimas elecciones presidenciales rusas, en 2018, un incendio en un concurrido centro comercial de Siberia mató a más de 60 personas, muchas de ellas niños.

Cinco días después de la votación de este año, hombres armados vestidos de camuflaje abrieron fuego en una sala de conciertos a las afueras de Moscú, matando al menos a 115 personas en un ataque reivindicado por el grupo miliciano Estado Islámico.

El Kremlin presenta al Presidente Vladimir Putin como una especie de salvador, un líder fuerte que ha traído estabilidad y seguridad tras el caos del colapso soviético.

Los sucesos con víctimas mortales que han salpicado sus casi 25 años como presidente o primer ministro -y las imágenes recurrentes de explosiones, llamas y víctimas indefensas desesperadas por escapar del daño- socavan gravemente esa narrativa. En su lugar, según los analistas, cuentan la historia de un líder cuya atención se ha centrado en la protección y prolongación de su propio poder a expensas de la seguridad del pueblo.

Los críticos de Putin dicen que más de tres décadas después de la desaparición de la Unión Soviética, Rusia sigue siendo un país en el que el Estado pone sus propios intereses muy por encima de los de sus ciudadanos.

El mayor ejemplo es la guerra contra Ucrania: Antes de la invasión a gran escala de febrero de 2022, cuando Rusia estaba concentrando decenas de miles de tropas en la frontera y Estados Unidos advertía de que la embestida podía comenzar cualquier día, muchos observadores predijeron que Putin se contendría porque un ataque masivo perjudicaría la seguridad de Rusia, no la mejoraría.

Con la invasión a gran escala de Ucrania se ha intensificado drásticamente la represión de la sociedad civil, la disidencia y las voces independientes que comenzó más de una década antes, antes del regreso de Putin a la presidencia en 2012 tras una etapa como primer ministro.

El gobierno ha calificado de “extremistas” a una amplia gama de grupos pacíficos e incluso a organizaciones inexistentes, desde los grupos políticos y anticorrupción ilegalizados del difunto líder de la oposición Alexéi Navalny hasta lo que el Estado describe inexactamente como “movimiento social internacional LGBT”. Ha juzgado a críticos acusados de traición y condenado a años de cárcel a quienes critican la guerra de Ucrania.

Esto deja a Rusia muy vulnerable a los extremistas reales, dicen los analistas, y a desastres mortales en los que la corrupción, los recortes y la negligencia causan o exacerban los efectos de accidentes evitables como el incendio en el centro comercial Zimnyaya Vishnya (Cereza de Invierno) en la ciudad siberiana de Kemerovo en marzo de 2018, siete días después de que Putin fuera declarado ganador de las elecciones presidenciales de ese mes.

“Los servicios de inteligencia se centran en la investigación política y la intimidación de los ciudadanos. No cumplen con su responsabilidad directa de proteger a la sociedad de amenazas reales”, escribió el observador político ruso Dmitry Kolezev en X, antes Twitter.

Un gran fracaso

El atentado del 22 de marzo en el Ayuntamiento de Crocus, a las afueras de Moscú, “parece un grandioso fracaso” por parte del Estado, escribió. “Se gastan cantidades fantásticas de dinero en ‘seguridad’, pero en realidad, esta seguridad no se proporciona”.

En otras circunstancias, la oposición política y los periodistas independientes presionarían al gobierno sobre este problema, procurando que las fuerzas de seguridad hicieran su trabajo y que el dinero no se malgastara, escribió Kolezev. “Desgraciadamente, ninguno de estos grupos tiene acceso a la televisión nacional, donde podrían hablar muy alto sobre esto”.

En otras palabras, en lugar de servir para controlar a las autoridades estatales, estos grupos son sus objetivos.

Andras Toth-Czifra, investigador del Programa Eurasia del Instituto de Investigación sobre Política Exterior, con sede en Estados Unidos, escribió en X: “El personal de seguridad ruso ha sido entrenado para examinar “amenazas” específicas y políticamente importantes”, y añadió que “debido a las limitaciones de recursos, tiempo y personal, esto significa que tienen menos capacidad para examinar y prevenir las amenazas reales”.

Una vez que se ha producido un atentado o un accidente mortal, las estrategias y tácticas aplicadas por las autoridades rusas han exacerbado con frecuencia sus efectos, lo que ha llevado a los familiares de las víctimas a acusar al gobierno de Putin de insensibilidad o negligencia.

La lenta reacción de Putin ante la catástrofe del submarino Kursk durante su primer año de mandato es un ejemplo de ello, y los expertos afirman que las torpes respuestas al atentado del teatro Nord-Ost en Moscú en 2002 y a la crisis de los rehenes de la escuela de Beslán en Osetia del Norte en 2004 aumentaron el número de víctimas.

El predominio de las prioridades del Estado y de sus altos dirigentes sobre los intereses de los ciudadanos no es un problema nuevo: se remonta a la época soviética y zarista, y es un fenómeno que, según disidentes, activistas de derechos y políticos de la oposición, debe invertirse para que Rusia y su pueblo prosperen.

Pero los críticos del Kremlin afirman que se ha acentuado a medida que se prolonga el gobierno de Putin.

Entre otras cosas señalan la guerra de Ucrania, que ha causado cientos de miles de bajas rusas, incluso mientras Putin -que se ha asegurado un nuevo mandato de seis años en lo que según opositores y analistas fue una votación estrictamente controlada y empañada por millones de votos falsificados- utilizaba las elecciones para presentarse como el líder indispensable de un país profundamente unido.


*Steve Gutterman es editor de la sección Rusia/Ucrania/Bielorrusia de la redacción central de RFE/RL en Praga y autor de la newsletter The Week In Russia. Vivió y trabajó en Rusia y en la antigua Unión Soviética durante casi 20 años, entre 1989 y 2014, incluyendo estancias en Moscú con AP y Reuters. También ha informado desde Afganistán y Pakistán, así como desde otras partes de Asia, Europa y Estados Unidos.

Lee la nota original de Radio Free Europe/ Radio Liberty aquí . Traducción del inglés al español: Underground Periodismo Internacional

Copyright (c)2024 RFE/RL, Inc. Used with the permission of Radio Free Europe/Radio Liberty, 1250 Connecticut Ave NW, Ste 450, Washington DC 20036.

Views: 12
Otras historias